Estamos en la era digital, pero hay algo que vamos a seguir utilizando: el lápiz, que ahora podemos usar hasta el final, aunque se vayan achicando.

Un ingenioso sacapuntas japonés resuelve el problema de una forma brillante con varias cuchillas que permiten acoplar un pequeño lápiz usado a otro nuevo de forma que podemos utilizar el primero hasta que se acabe de verdad.

La compañía japonesa Nakajima Jukyudo creó un aparatito llamado Tsunago que hace un agujero en el extremo del lápiz usado y afila el nuevo de tal forma que ambos se pueden acoplar a la perfección, permitiendo utilizar el pequeño hasta el fina, aunque se necesita un poco de pegamento para unir ambas partes.

Este sacapuntas posee tres agujeros: uno para afilar los lápices normalmente, otro para hacerle el agujero al lápiz usado, y el tercero para afilar el nuevo y que conecte con el usado, mirá el video: