Por Matilde Moyano

El próximo 18 de abril lxs jueces del Tribunal Internacional Monsanto (TIM) presentarán públicamente las conclusiones y recomendaciones legales de su trabajo realizado en octubre pasado en La Haya, Paises Bajos, en el evento que reunió a víctimas, testigos, médicos y expertos de todo el mundo para brindar testimonios que sirvan como pruebas que permitan incoporar la figura de ‘Ecocidio’ a los delitos juzgados por la Corte Penal Internacional de Justicia.

En aquella oportunidad, cinco juezas y jueces de distintos continentes emularon los procedimientos de dicha corte para emitir un dictamen en relación a si la multinacional Monsanto vulneró cuatro derechos según distintos artículos del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y a la Convención de Derechos del Niño:

Entorno seguro, limpio, saludable y sostenible
Alimentación
Salud
Libertad de investigación científica

Pruebas: Estudios epidemiológicos de Argentina

El médico argentino Damián Verzeñassi, subsecretario académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), fue el único representante de Latinoamérica quien expuso los trabajos epidemiológicos realizados en 27 localidades de 4 provincias de nuestro país (Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba y Buenos Aires), con más de 96 mil personas encuestadas que revelan que padecen los mismos problemas de salud, que antes de la instalación de Monsanto no existían (1996): Hipertiroidismo, malformaciones congénitas, problemas respiratorios, neurológicos, alergias, abortos espontáneos y cáncer, entre otras.

Tras su declaración en el TIM, Verzeñassi fue víctima de la clausura con cadenas de la oficina donde se archivaban las historias clínicas de los vecinos de las provincias que se encuentran en el medio del área de producción de eventos transgénicos dependientes de venenos de Monsanto Bayer, como parte de una persecusión ideológica y académica del decano de la UNR, Ricardo Nidd.

Testigos: Niña argentina con malformación congénita

Uno de los testigos que brindaron testimonio en el TIM fue María Liz Robledo, la mamá de una niña argentina de Baigorrita, un pueblo del noroeste de la provincia de Buenos Aires, de 1900 habitantes. En 2013 su hija Martina nació con una malformación congénita: atresia de esófago con fístula traqueoesofágica, una insólita enfermedad que nada tiene de casual, ya que al lado de su casa se encontraba un depósito de glifosato (el herbicida estrella de Monsanto que genera un mecanismo de toxicidad en el sistema nervioso de mamíferos).

Otro de los aspectos que abarca el TIM es un pedido al comité antimonopolio para que no pase desapercibida la estrategia de la fusión de Monsanto con Bayer para evadir responsabilidades y formar una mega-corporación semillera y de agroquímicos, con lo cual se busca que Bayer asuma toda la responsabilidad legal en caso de dicha fusión.

Por otra parte, también se consideran los riesgos de los organismos genéticamente modificados (OGM) o transgénicos.

La conclusión será presentada por la jueza Françoise Tulkens, Presidenta del Tribunal Monsanto de octubre de 2016, y ex Vicepresidenta del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, quien indicó que “(La opinión legal) Estará dirigida a Monsanto y a las Naciones Unidas. A partir de esta opinión legal, otras jurisdicciones pueden estar involucradas y más jueces intervendrán. Nosotros/as, como juezas y jueces hemos visto, escuchado, tomado nota y deliberado. Lo más probable es que el derecho internacional tenga en cuenta nuevas cuestiones, como las relacionadas con el ecocidio“.

El evento será transmitido en vivo en inglés, español, francés y alemán, y podrá mirarse en http://monsantotribunal.org/