Mercedes-Benz es uno de los jugadores fuertes en materias de utilitarios livianos y pesados. En ese sentido, las plantas de la Argentina y Brasil trabajan a destajo para abastecer la demanda de este segmento de vehículos, y con el correr de los años la firma alemana se ganó el respeto por la excelencia en la calidad de fabricación de sus modelos.
Luego de una gran inversión en su planta de Virrey del Pino (más de 100 millones de dólares), hoy se presenta la nueva generación del Sprinter, un utilitario que llega para buscar nuevamente un lugar de referencia dentro de este competitivo segmento. Para volver a liderar está disponible en quince versiones, entre furgones, chasis, combis y minibus, todas asistidas por el motor turbodiésel de 150 CV y equipadas con airbag para el conductor, ABS y ESP.
El modelo anterior de la Sprinter comenzó a producirse, comercializarse y exportarse desde 1996, momento que no paró de sumar hitos, hasta ser el único utilitario de su tipo fabricado localmente y además exportado a casi 50 destinos. “La nueva Sprinter es un producto que representa fielmente los atributos de la marca Mercedes-Benz, viene a revolucionar el segmento y a ratificar por qué ha sido el utilitario más elegido del mercado. Es la continua búsqueda de la excelencia la que moviliza a nuestra marca y que se ve reflejada en nuestros vehículos. Mercedes-Benz es una marca que genera pasión”, afirmó Roland Zey, presidente de Mercedes-Benz Argentina.
Ostenta un renovado diseño, más tecnología y mayores medidas respecto a la anterior. Los furgones tienen tres distancias entre ejes distintas (3,25, 3,66 ó 4,32 metros) y una capacidad de carga útil que llega hasta los 2.500 kilos. Las versiones denominadas chasis tienen dos distancias entre ejes (3,36 y 4,32 metros) que pueden cargar 3,88 y 5 t. Y las opciones conocidas como combi (15+1) y minibús (19+1), especiales para el transporte de pasajeros, vienen en una sola variante.

Propulsión. Todas montan el motor turbodiésel CDI Euro III de 2,2 litros y 150 CV de potencia, que trabaja junto a una transmisión manual de 6 velocidades. El equipamiento de serie cuenta con ESP (control de estabilidad), ABS, airbag de conductor, levantavidrios delanteros, radio con CD, USB y Bluetooth, asiento del conductor regulable en altura y volante regulable en altura y profundidad. Como opcionales pueden sumar airbag para el acompañante, control crucero y llantas de 16’’. Sus precios arrancan en los 40.796 hasta los 75.825 de acuerdo con la versión.
El año pasado, la empresa cumplió los 60 años de su llegada al país con el orgullo de haber sido la primera planta de Mercedes-Benz fuera de Alemania. Además, a partir de 2011, con la incorporación de la producción del camión a la fabricación de la Sprinter y de los chasis para buses urbanos, Mercedes-Benz Argentina se ha convertido en la única automotriz local que produce todo el abanico de vehículos comerciales: utilitarios, camiones y buses.