Fotos: gentileza Laura Gravino.   

El sábado 21 de marzo, el Zoológico de Buenos Aires, el Club de Observadores de Aves Carancho y el Parque Tres de Febrero, liberaró ayer tres aves rapaces: un taguató y dos caranchos.

Las aves fueron recibidas en el Centro de Rescate de Fauna Silvestre (CRFS), ubicado en la Reserva Ecológica Costanera Sur y rehabilitadas en el marco del Programa Conservación y Rescate de Aves Rapaces del Zoológico de Buenos Aires.

Las aves ingresaron por diferentes motivos: el taguató, que cayó de su nido, fue encontrado en una plaza en Villa Crespo. El animal arribó al Centro de Rescate de Fauna Silvestre donde completó su desarrollo junto a otros ejemplares de la misma especie. 

Ya con todo su plumaje y habiendo musculado puede volver a su ambiente.

En noviembre de 2014, un carancho (juvenil) que presentaba una fractura en la clavícula fue derivado de la Reserva Ecológica Vicente López al Centro de Rescate de Fauna Silvestre. El ave fue asistida por veterinarios del Zoo porteño y luego fue llevado al Centro de Rescate de Fauna Silvestre para su musculación.

El carancho adulto, traído por un particular desde Benavidez en octubre de 2014, presentaba una fractura de húmero en el ala izquierda. Fue sometido a una cirugía ortopédica por el área veterinaria del Zoo porteño y terminó su rehabilitación en el Centro de Rescate de Fauna Silvestre.

Durante los últimos 15 años, la Reserva Ecológica Costanera Sur y el Programa Conservación y Rescate de Aves Rapaces del Zoológico de Buenos Aires han recibido y tratado 1 850 aves silvestres.

Las causas de la llegada de estos ejemplares pueden dividirse en tres grupos: 1) incautaciones y decomisos de organismos de control de fauna silvestre; 2) entrega voluntaria de particulares que los han encontrado traumatizados o intoxicados; 3) derivaciones de otros centros o instituciones para la última etapa de rehabilitación. La misión del CRFS es dar una respuesta rápida y precisa al destino de los ejemplares