En la reunión extraordinaria de la Comisión Nacional de Emergencia y Desastres Agropecuario, se dispuso declarar la Emergencia Agropecuaria en las provincias de Río Negro, Neuquén y Chubut. La iniciativa permite utilizar el Fondo de Emergencia Agropecuaria Nacional y ayudar en forma directa e indirecta a los afectados por este desastre climático. La medida auxiliará a 5.265 productores, que viven las consecuencias de las cenizas originadas del volcán Puyehue-Cordón Caulle de Chile desde el 4 de junio. Las cabezas afectadas de ganado ovino alcanzan a 1.683.000.
Por su parte, el secretario ejecutivo de Emergencia y Desastre agropecuario de la Nación, Haroldo Lebed, reconoció que los productores “vienen en emergencia por sequía hace tres y cuatro años” y que el impacto de las cenizas produce un “efecto tremendo” en la hacienda.
 Los principales problemas que afectan a la producción ganadera relacionados con el efecto de la ceniza volcánica son sobre las aguadas, los pastizales y los animales. Según un informe proveniente del Ministerio de la Producción de Río Negro, “en las zonas más afectadas, se verificaron más de 10 centímetros de ceniza precipitada. En estos casos parte del forraje queda cubierto y otra parte es rechazada por el elevado contenido de cenizas”. Estimaciones posteriores ampliaron esa capa en 30 centímetros.
Es por ello que el organismo provincial recomienda “proveer de forraje y organizar la logística de distribución para que el mismo se suministre sin necesidad de trasladar a los animales. El forraje a suministrar en esta etapa debería ser voluminoso, fardos o pellets de alfalfa, ya que es necesario evitar los períodos de acostumbramiento”. Héctor Taddeo –director del INTA Bariloche– explicó: “Hasta el momento se distribuyeron 7.000 fardos y, la semana que viene, se esperan 8.000 más, de un total de 35.000 que aporta la provincia. La semana que viene también esperan 3 silos de 50 t, que se instalarán en Jacobacci, Comallo y Pilcaniyeu. Así, se comenzará a aprovisionar de forraje con los recursos de la Nacion”.
En este contexto, el titular del INTA nacional, Carlos Casamiquela, dispuso el “máximo apoyo y colaboración solidaria” del personal institucional a organismos y pobladores de las zonas afectadas por las cenizas del volcán Puyehue. Los centros regionales Patagonia Norte y Patagonia Sur del instituto pondrán a disposición su personal, vehículos, maquinarias, infraestructura e insumos. Asimismo, se reforzó la flota de celulares corporativos para fortalecer el trabajo junto a los productores afectados.
José Luis Zubizarreta, técnico del INTA Bariloche, indicó que todo el personal de la experimental “ya está en acción conjuntamente con todos los comités de emergencia. En esta primera etapa de evaluación y diagnóstico estamos trabajando en el campo junto a los productores”.
El estado de emergencia o desastre agropecuario se extenderá hasta el 7 de junio de 2012. Roberto Fernández Speroni, director de la Sociedad Rural Argentina, indicó que las cenizas, junto con la lluvia, se convierten en un “cemento” que derrumba animales y galpones en la Patagonia.
También detalló que los ovinos que al principio rechazaban el pasto por contener cenizas a medida que pase el tiempo empiezan a comerlo igual por hambre y ese alimento contaminado les causará un parate estomacal.
Según el directivo también hay que proteger con ayuda oficial a los ganaderos que pueden sufrir un colapso nervioso, por la situación a la que se suma que salían de cinco años de sequía “y éste iba a ser el de la recuperación”.