En Catamarca, a partir de hoy se notificará a las personas que realicen actividades que impliquen el uso indebido del agua potable, informaron desde Servicios Generales de Aguas de Catamarca Sapem.

La medida fue anunciada en conferencia de prensa por Luis Méndez, gerente de Servicios Generales de Aguas de Catamarca Sapem,  quien aclaró que “las inspecciones estarán a cargo del Ente Regulador y Aguas Catamarca Sapem”. Estas inspecciones aleatorias se realizarán en el Valle Central.

En un primer momento las notificaciones tendrán carácter de apercibimiento en el que el usuario infractor será informado acerca de las medidas y los objetivos de la misma y en caso de reincidir dentro de los siguientes 60 días corridos, violando o incumpliendo alguna de las normas establecidas en la resolución se procederá a labrar una multa.

Según detallaron, las acciones que están prohibidas y que serán multadas son el uso de manguera o hidrolavadoras para lavar veredas o automóviles, el riego de plantas, espacios verdes y jardines fuera del horario permitido -entre las 9 a las 20- y también se sancionará el riego de calles, ya sea asfalto o tierra.

Se usa agua potable para lavar autos, agua potable que ha sufrido todo un proceso que es muy costoso y es para consumo humano”, sostuvo Méndez al tiempo que expresó la importancia de contar con el apoyo de las comunas y de los organismos de seguridad en las inspecciones.

La resolución que se implementa, surge de un pedido realizado por Aguas de Catamarca Sapem, con el objetivo de controlar y tener el poder de sancionar el uso indebido del agua potable, y concientizar sobre su uso y cuidado. 

De acuerdo a lo que establece la Resolución Nº 059, una vez que personal de la empresa distribuidora de agua o el Ente Regulador (Enre) compruebe y detecte la infracción se procederá a aplicar la multa, que equivale a “200 metros cúbicos de exceso que serán sumados al gasto bimestral del usuario”.

Esto variará según la gravedad de la infracción y si se trata de un infractor reincidente la multa aplicada va a duplicar a la anterior y así sucesivamente. Mientras que, si se trata de un usuario infractor y reincidente que no tenga instalado el medidor se procederá a la instalación del mismo y al cambio de facturación correspondiente. Las multas van desde los 200 hasta los 500 metros cúbicos de exceso, según el valor de la tarifa del servicio.