Uno de los proyectos inmobiliarios más grandes de las Sierras Chicas fue frenado por presión de vecinos que entendían que estaba en riesgo un bosque nativo. Se trata de el proyecto El Montecito, que recibió un rotundo “No” de parte del Concejo Deliberante de Unquillo.

“La sesión fue histórica, tiene un significado muy especial para nosotros. Creo que para toda la vertiente oriental de las Sierras Chicas puede servir definitivamente como un primer paso para ordenar el territorio, preservando el bosque, preservando las vidas y planificando el crecimiento de la región”, señaló el arquitecto Víctor Díaz, vecino de la comuna e integrante de la Asamblea Ciudadana de Unquillo, ACUA.

Dentro de las fundamentaciones, se reconoce que hubo errores administrativos en la tramitación del expediente, como así también se resalta la importancia de preservar el bosque nativo. Además de destacar el Principio de Precaución, fijada por la Constitución Nacional.

“El rechazo al emprendimiento inmobiliario por la actual gestión municipal se da en un momento en que intendentes de las Sierras Chicas, Gobierno Provincial, el IPLAM (Instituto de Planificación Metropolitana), la Universidad y organizaciones han conformado el Concejo de Planificación del Área Metropolitana con el proposito de Ordenar el territorio y elaborar El Plan Director para la Vertiente Oriental del Corredor Sierras Chicas”, señala Díaz.

Para saber cómo se llegó a esto, hay dos variantes a tener en cuenta: la Nueva Ley Provincial de Ambiente y el impacto social generado por las inundaciones de las Sierras Chicas, emergidas a partir de 15 de febrero de 2015.

Se trataba de un proyecto que pretendía desmontar 125 hectáreas de bosque nativo para luego parcelar más de 860 lotes. Gran parte de los mismos iban a integrarse como un barrio privado. En el mismo, se planificaba un alojamiento de alrededor de cuatro mil personas, el equivalente a la quinta parte de toda la población de Unquillo.

El negociado había sido emprendido por Cahuana SA, empresa constituida en 2011 y quien obtuvo la pre-factibilidad en el 2012, por parte del intendente de aquel entonces German Jallil, un acérrimo defensor del emprendimiento. Desde entonces, comenzaron las construcciones de entradas y la abertura de calles.

Pero ya con la aprobación de la Ley de Convivencia Ambiental (Nro. 10.208), se ordenó que el proyecto se sometiera a una audiencia pública, emprendida en noviembre de 2015. En las exposiciones, se plantearon la preocupación que la impermeabilización de los suelos, que generarían éstos loteos, repetirían una catástrofe parecida a las inundaciones surgidas a partir de febrero de 2015 en las Sierras Chicas, que costó vidas humanas y daños infraestructurales.

Para el miembro de ACUA fue muy importante el rol de las organizaciones sociales en la región: “Al menos en Unquillo y en Río Ceballos, los procesos de participación están cambiando, a pesar de que las ondas políticas nacionales de hoy tienden más al liberalismo, en ésta zona las organizaciones están dispuestos no solo a defender el derecho a la ciudad y a un ambiente sano, sino también defender el derecho a participar en la gestión comunal”.

La provincia de Córdoba solo le queda menos del 5% del bosque nativo. La mayor parte está dispersa en la zona norte, en especial las Sierras Chicas. Aun así, los desmontes de la región han estado a la orden del día, ya sea por los incendios o por emprendimientos inmobiliarios. Al extraer el “efecto” esponja de los bosques, e impermeabilizando los suelos de cemento, las inundaciones proveniente del desborde de los ríos se presentan bajo las épocas de precipitaciones.