Desde la Dirección de Recursos Naturales provincial confirmaron que un productor avistó al animal en horas de la noche del pasado 5 de agosto en un camino vecinal de Arroyo El Sauce, del departamento Gualeguaychú.

Allí se presentó un ejemplar de Aguará Guazú (Chrysocyons Brachyurus), “zorro grande” en guaraní , cruzó trotando el camino hasta escabullirse por el campo. Se trata de una especie categorizada como “amenazada” en el país y protegida por la Ley Nacional de Conservación de la Fauna 22.421/81 y su decreto reglamentario 666/97.

El director de Recursos Naturales, Mariano Farall, aseguró que “es una información inédita, no es habitual” que circule por la zona donde fue visto, por lo que ahora están trabajando en “lo que hace a la geoposición del espécimen para conocer más el hábitat”.

“Se lo ha avistado en un lugar donde tenemos presencia de humedales y bosque nativo“, agregó Farall. Por eso, llamó a “cuidar al animal y evitar estigmatizarlo como un lobizón. Todos tenemos que cuidar y proteger“, y destacó que trabajan con el Gobierno nacional, ya que “existe un alto grado de conservación a nivel nacional y provincial” de la especie.

El Aguará Guazú es el más grande de los zorros sudamericanos, posee un pelaje más bien largo, de color rojo y con una especie de crin oscuro en la nuca y cruz. Al ser omnívoro, caza ratas, armadillos, cuises, aves, otros pequeños vertebrados e insectos, complementando su dieta con frutos silvestres.

Para algunas culturas nativas, como los tobas y mocovíes, representa a un animal sagrado envuelto de espiritualidad; y encarna la leyenda de lobizón para los criollos, pero en la mitología toba es un ser protector y padre de todos los perros.