Paul Gringras, del Hospital Evelina Children’s de Londres, resaltó la importancia de incorporar una “modalidad cama” a teléfonos celulares y tablets, ya que pueden convertirse en un enemigo del sueño, y por consecuencia, ocasionar alteraciones en la salud de adultos y niños.

El especialista en problemas de insomnio juvenil propuso dotar a esos equipos de un estado similar al “modo avión” que ya poseen este tipo de dispositivos, con el fin de apagarlos automáticamente y de atenuar su luminosidad en las horas de descanso.

Según los especialistas en oftalmología, los nuevos modelos de celulares y tablets presentan pantallas “cada vez más lumínicas y más azules”.

Ese tono de luz mantiene la vista de los usuarios concentrada y hace que permanezcan despiertas, aunque el cuerpo esté cansado y necesite dormir. La oscuridad es el camino que induce al descanso para recuperar las fuerzas, según explicó Gringras a la cadena BBC. La ausencia de luz y de los colores representa una suerte de señal para que el cuerpo produzca una hormona, la melatonina, que ayuda a regular el reloj del cuerpo, explicó el profesional.

Gringas consideró necesario un entorno que automáticamente atenúe el brillo de la pantalla, desde una cierta hora en adelante: “Los colores y los tonos que son buenos para el día son malos para la noche”, advirtió.

“Los datos experimentales convergentes nos dicen que quienes tienen frente a estas pantallas hasta tarde noche se duermen en promedio media hora después”, y eso compromete seriamente la relación sueño-estar en vela, recalcó el especialista británico.