Dentro de los emprendimientos que buscan aprovechar la luz natural y reducir el consumo de electricidad, encontramos el de una diseñadora británica que creó ‘Sun Sill’, un sistema de espejos que se coloca en las ventanas para reflejar la luz del sol en el interior del hogar y así obtener iluminación.

Este sistema creado por Lucy Norman se controla con una aplicación para celulares que registra la ubicación de la persona y de manera automática determina cuál es la mejor posición de los espejos para capturar la luz y direccionarla. Aún en los días nublados, la luz que se refleja alcanza dos veces el brillo de una lámpara convencional.

Luego de mucho trabajo de investigación sobre física óptica, resultó que la mejor manera de mover la luz era también la más sencilla: mediante el uso de un espejo.