Alumnos y docentes de colegios secundarios y primarios de Santa Rosa iniciaron ayer una jornada de prowwwa, con cortes de calles, en reclamo por el río Atuel, “El Río Robado”, como lo llaman ellos. En las escuelas de La Pampa volvió así a conmemorarse, con una serie de prowwwas, el “Día de la reafirmación de los derechos pampeanos sobre el río Atuel”, la fecha que refiere la injusticia que se mantiene desde hace seis décadas, cuando su vecina Mendoza comenzó a modificar el curso de agua, condenando a todo el oeste pampeano a ser un zona semidesértica, obligando a migrar a miles de familias.

La primera manifestación fue encabezada, a partir de las 11, por alumnos de la Escuela Nº 201, en Antártida Argentina 575. Participaron también docentes, padres, vecinos y dirigentes de la Multisectorial de los Ríos y la Fundación Chadileuvú.

Los chicos de la 201 cantaron la “Zamba del río robado“, frente a la escuela. “Cuando cortan el Atuel / queda sin agua el Salado; / llenos de arena los ojos / va lagrimeando el pampeano”, cantaron. “Así, desierta la tierra, / sola se nos va quedando; / los vientos por las jarillas / sobre la sal van llorando”.

Luján Mazzuco, directora de la institución, explicó que han trabajado en las aulas sobre la problemática del Atuel. “Nos pareció oportuna esta actividad para que los chicos puedan difundir esta problemática. Todos los docentes han trabajado desde primero a sexto grado, para que se hable de la importancia que nuestro río vuelva a tener agua

El sábado pasado, la Multisectorial de los Ríos realizó cortes en cinco puntos de las provincias de La Pampa, Río Negro y Buenos Aires en reclamo de los ríos Salado y Atuel. Sin embargo, el Atuel comenzó a ser noticia nuevamente hace una semana cuando los propios mendocinos debieron conocer de cerca lo que significa vivir con un río al que se le va el agua de la noche a la mañana. El Departamento de Irrigación mendocino cerró compuertas y dejó sin agua a una importante región en donde se practiva rafting. 

En La Pampa han muerto pueblos enteros, se han originados desiertos en donde antes había vergeles, pero ahora el rio les toca el bolsillo a los productores y operadores turísticos mendocinos quienes se quejaron por el abrupto corte del Atuel, ya que el rio es eje central del turismo aventura estudiantil que mueve a más de 40.000 jóvenes por año. Lautaro Cáceres, Presidente de la Cámara de Turismo de Mendoza confirmó que “hay mucha bronca e indignación entre los prestadores que no pueden cumplir con las actividades programadas con los contingentes que nos visitan”.

Los niños de La Pampa no quieren hacer rafting, quieren ver crecer sus plantas y volver a ver sus valles verdes. La Pampa necesita que el Atuel vuelva a cursar por el noroeste provincial para que los pueblos que han tenido que desaparecer pueden volver a ser habitados y sus tierras sembradas. Nadie tiene derecho a manejar un río.