Especialistas en salud y alimentación aseguran que un correcto etiquetado de alimentos y bebidas protege la salud y garantiza los derechos de los consumidores, quienes pueden, de esa manera, ser advertidos sobre los productos con mucha sal, azúcar, grasas o calorías.

Del 15 al 17 de septiembre se desarrolló la reunión ordinaria N°137 de la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL) bajo modalidad virtual, donde se realizó la presentación de la propuesta del Rotulado Nutricional Frontal (RNF) a cargo del Ministerio de Salud de la Nación, en referencia a acuerdos y lineamientos preliminares.

Esta propuesta oficial para el rotulado es una iniciativa consensuada entre los Ministerios Nacionales de Salud; Agricultura, Ganadería y Pesca y de Desarrollo Productivo, con la participación de ANMAT, SENASA y la Secretaría de Comercio Interior.

El presidente de la Comisión, Arnaldo Medina, destacó que el principal objetivo es bajar la prevalencia de obesidad y sobrepeso, además de afecciones cardiovasculares y las enfermedades no transmisibles asociadas a síndromes metabólicos. “La Argentina ha fijado una posición en el Mercosur con su propuesta, que incluye un etiquetado de advertencia con una forma gráfica que llamará la atención de los consumidores acerca del contenido excesivo o alto en nutrientes como grasas saturadas, azúcares y sodio, y también se los va a informar sobre la presencia de edulcorantes, declaró.

Por su parte, la Fundación InterAmericana del Corazón Argentina (FIC) y la Fundación Argentina de Graduados en Nutrición (FAGRAN) emitieron un comunicado a favor del rotulado. “El etiquetado frontal de advertencias es una deuda de salud pública en nuestro país, ya que actualmente no existe una regulación sobre los envases de alimentos y bebidas que contemple una perspectiva de protección de la salud ni de los derechos del consumidor”, alertaron y agregaron que alientan la implementación de esta política, siempre que se base en los mejores estándares.

Las fundaciones detallaron que “existe un estudio desarrollado por el Ministerio de Salud de la Nación y otro en la Ciudad de Buenos Aires por FIC Argentina que coinciden en señalar la superioridad de los sistemas de advertencias con octógonos frente a otros sistemas”. Según los resultados, el etiquetado de octágonos fue el más efectivo para modificar la intención de compra e identificar los productos con exceso de nutrientes críticos y no saludables.

Sin embargo, las fundaciones expresaron que “el Ministerio de Salud de la Nación, en particular, y el Poder Ejecutivo, en general, no han establecido una postura al respecto”, y que “Desde FAGRAN y FIC Argentina esperamos que las recomendaciones internacionales y los estudios locales libres de conflicto de interés sean considerados y que se priorice la protección del derecho a la salud de las y los consumidores por sobre otros intereses corporativos”, concluyeron.