En la tierra de Vaca Muerta, los vecinos -a través de una Ordenanza Municipal- de la localidad de Vista Alegre habían logrado suspender el fracking. La zona está dentro de uno de los yacimientos de gas más grandes del mundo. La medida, inédita y que causó gran alegría a la población fue suspendida por el Tribunal Superior de Justicia de Neuquén.  El lobby petrolero tiene formas muy veloces de ejercer su presión.

La Ordenanza 783/16 de la Municipalidad de Vista Alegre prohibía en todo el Distrito la práctica del fracking, que es el método que se usa en Vaca Muerta para extraer petróleo y gas. La fractura hidráulica o fracking consiste en la perforación de un pozo vertical u horizontal, entubado y cementado, a más de 2500 metros de profundidad, con el objetivo de generar uno o varios canales de elevada permeabilidad a través de la inyección de agua a alta presión, de modo que supere la resistencia de la roca y abra una fractura controlada en el fondo del pozo. El agua que se le inyecta a la tierra tiene agentes químicos que son altamente contaminantes, y esta acción causa pequeños temblores.

El Tribunal Superior de Justicia de Neuquén actúo con rapidez para detener la medida ambiental, considerando que “vulnera la atribución de competencias que la Constitución Provincial prevé en materia de hidrocarburos. Desconoce todo el plexo normativo tutelar ambiental existente a nivel provincial que regula la exploración y explotación de los hidrocarburos convencionales y no convencionales. Impide el ejercicio de las competencias que la Constitución Provincial le asigna a la Provincia respecto de la reinversión de las utilidades provenientes de la explotación de los recursos naturales”. En definitiva, argumentando irreales cuestiones de cuidado ambiental que jamás se cumplen, la medida municipal de Vista Alegre no dejaba hacer el principal negocio provincial: el extractivismo.

La medida del Tribunal Superior, en uno de sus párrafos deja claramente la postura que la Justicia decide defender en la provincia patagónica: “el dominio, jurisdicción y regulación de todos los aspectos relacionados con los recursos naturales que se encuentren en el territorio provincial, entre los cuales se encuentran los hidrocarburos, son competencia exclusiva de la provincia de Neuquén“.

Constitucionalmente no se autorizó a ninguna Municipalidad a entrometerse bajo ningún aspecto ni de ninguna forma, en la regulación de los recursos naturales, legislando, prohibiendo la exploración y/o explotación en los yacimientos de gas y/o petróleo, sea de los denominados convencionales o no convencionales, mediante la técnica del fracking o cualquier otra”, concluye la medida. De esta forma, los vecinos de Allen pierden herramientas para protegerse de una industria que sólo genera ganancias para las empresas, dejando atraso y contaminación para las comunidades.