El gobierno formoseño no discrimina: sea wichi o sea qom, la represión en el monte formoseño es brutal, cruenta, injusta. El lunes 28 de julio, la comunidad El Colorado, del departamento Ramón Lista, fue despertada por once vehículos de la policía provincial, con unos 100 efectivos que llegaron con una orden de allanamiento. Sin darles tiempo a nada, comenzaron a disparar balas de goma y plomo e irrumpieron en las viviendas, rompiendo todo a su paso y agrediendo a quien se les cruzara, sin importar la edad.

Los hechos ocurrieron cuando los hombres de la comunidad, cansados de que los criollos, con ayuda del gobierno de la provincia –que desde 1995 lo tiene a Gildo Insfrán sentado en el sillón- alambren tierras que son de los pueblos originarios, retuvieron las herramientas para impedir ese trabajo. Uno de los habitantes, llamado Agustín Santillán, hizo la denuncia y “en menos de 24 horas tenía dos colectivos llenos de policías que empezaron a disparar sin importarles que hubiera un colegio, que estuvieran los niños, que se asustaron y se fueron al monte, porque para nosotros el monte es protección”, confió Agustín. “Desde ese momento los niños no comen, muchos no hablan, solo quieren ver s sus padres”, agregó.

Luego de esta represión la policía detuvo a seis integrantes de El Colorado, uno con el brazo muy lastimado por las balas de goma recibidas, que debió ser operado pero ya tiene el alta médica. De los cinco restantes, uno fue liberado y los otros cuatro continúan detenidos en la alcaldía de Las Lomitas, incomunicados, “el juez (Francisco Orellano) no quiere atender a nuestro abogado (Daniel Cabrera) tampoco lo deja hablar con los detenidos y dice que recién tienen que mandar el expediente a Ingeniero Juárez y no lo hacen. Las mujeres están siendo apretadas y amenazadas por los políticos, hay un ex diputado que ahora es titular de PAMI Formosa (José Fernández) que les dijo que si no se retiran van a perder todos los beneficios”, denunció el referente wichí de Ingeniero Juárez.

El jefe del operativo, de apellido Genes, responsable del destacamento El Potrillo, dispuso la detención del referente wichi Avelino Tejada y de sus hermanos Esteban, Manuel y Ricardo junto con otros dos comuneros, procedimiento dictado por el juez de Las Lomitas, Franciso Orella, bajo orden del Ministro de Gobierno, Jorge González. El grado de alevosía del ataque queda enmarcado en el cuerpo de Ricardo, quien por la proximidad de los disparos (su familia denunció que fueron dos balas de plomo calibre 12) puede llegar a perder el brazo.

La comunidad wichi reclamaba por la usurpación de su territorio ancestral, llevada a cabo por la familia de Pila Tedin, quienes levantaron un alambrado y se negaban a dejar las tierras. El terreno en cuestión está localizado en la zona del oeste formoseño que posee importantes pozos petrolíferos. La comunidad posee el título de propiedad, avalado incluso por la propia gobernación de Formosa. Como con la soja y el monocultivo forestal, la fiebre del petróleo encandila a los funcionarios provinciales que parecen no encontrar freno si de desalojos se trata.

Al final del viernes 1 de agosto, doce hombres movilizados en dos caballos y un vehículo atacaron a los estudiantes que participaban del acampe organizado por la Secretaría de Salud y Medio Ambiente de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) en Las Lomitas, quienes habían participado de las movilizaciones por los detenidos en la represión en la comunidad El Colorado y habían documentado la situación de abandono y miseria a la que están sometidas las comunidades originarias.

Entre los heridos por cortes y hematomas, se encuentra uno de los líderes de la comunidad wichi que estaba junto con los estudiantes, al que le provocaron fracturas en sus brazos. La patota que atacó con cadenas y machetes a los jóvenes, actuó con el objetivo de arrebatar las filmaciones de las marchas que demuestran las imágenes, pero no lograron arrebatárselas.