Fuente: Diario de Río Negro

Varias voces del sector frutícola de la provincia de Neuquén y Río Negro manifestaron su malestar al trascender que empezaron a ingresar al país manzanas provenientes de Chile, las cuales no solo se destinan a hipermercados, sino también al Mercado Central de Buenos Aires.

Se trata de una empresa que tiene frigorífico y galpón de empaque en Cinco Saltos, corazón frutícola del Alto Valle. La firma compró manzanas en el vecino país y las vendió en el Mercado Central, en detrimento de los productores patagónicos que desde hace tiempo advierten que atraviesan un período de crisis  por la que millones de kilos de frutas se han podrido en sus chacras.

En declaraciones a la prensa de Cipolletti, Marcelo Loyarte, gerente de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI) consideró que “es incomprensible que tengamos que vivir una realidad como ésta, donde existen empresas que estén importando fruta chilena habiendo la cantidad de stock que hay acá en la Argentina, y con la necesidad que tiene la actividad de poder vender todo ese stock en el mercado interno”.

Asimismo, detalló: “Todos sabemos de las dificultades que tenemos a nivel competitivo, y que Chile puede vender más barato que lo que vende Argentina por una cuestión de tipo de cambio y costo. Hay que apelar al sentido común de los importadores y pensar que acá hay una actividad que la está pasando muy mal y una importación de esta naturaleza afecta aún más la crisis”.

“Sabemos que históricamente hubo algunos camiones que se compraban a partir de una cadena de supermercados chilena. Pero en este caso en particular, lo que más nos sorprendió y más nos molestó es que no sólo se comercializa ahí, sino también en el Mercado Central. Esperemos que esto no continúe, se están haciendo gestiones para que se tomen medidas, porque es un muy mal gesto para una situación como ésta”, agregó el dirigente.

El presidente de la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, Jorge Figueroa, acusó de “incomprensión” al Gobierno nacional por la crisis que “vienen padeciendo las economías regionales” y culpó a las autoridades por los “millones de toneladas” de fruta podrida y el ingreso de ese alimento desde el exterior.

La situación “tiene similitud con la década del ‘90”, denunció el dirigente, al advertir sobre el ingreso de frutas desde Chile mientras en el sur de Argentina, remarcó, “se están pudriendo, porque muchas de las peras y manzanas no tenían mercado, el productor no las pudo vender y quedaron en los montes”.

El productor ratificó que en el último tiempo “se han podrido millones de toneladas” de manzanas y peras. En tal sentido, habló de “un mercado brasileño que cada vez nos aleja más respecto de que viene devaluando y no nos alcanza a devolvernos la rentabilidad que necesitamos, además de un mercado interno que tiene que absorber toda la fruta que no se pudo comercializar”.

“Nos encontramos con esta incomprensión que venimos padeciendo las economías regionales, lo cual es bastante serio”, resaltó. Al preguntársele si esta situación los hace remontar a los ‘90 cuando la mercadería o alimentos que venían de afuera eran más competitivos que los que se producían en del país, Figueroa no dudó: “Tenemos bastante similitud con esa década”, expresó. “Lo que venimos denunciando desde hace mucho tiempo es que estamos produciendo muy caro”, planteó el empresario. El problema parece no tener fin, mientras tanto, los frutos de nuestra tierra y las miles de horas de trabajadores quedan en la nada. El problema es serio y debería tener una solución en el corto plazo.