El crecimiento de las ciudades, la explotación de la tierra y el cambio climático presentan desafíos a futuro, entre los que se encuentra abastecer la demanda de alimento, que para los próximos 35 años se espera que incremente en un 70%. Diversos proyectos fueron surgiendo en todo el mundo para la producción sustentable de alimentos que podrían ayudar a enfrentar este problema.

Una empresa ubicada en Barcelona, España, presentó ‘Smart Floating Farms‘ (Granjas Flotantes Inteligentes), una granja vertical que funciona con energía solar y que flota en grandes cuerpos de agua, lo que hace posible el cultivo de vegetales a través de la técnica hidropónica y acuicultura, y la producción de otros alimentos en la costa e incluso en mar abierto.

Thinking Forward es la empresa a cargo de este prototipo poco convencional, complemento a la agricultura tradicional. Apoyados en cuerpos de agua poco utilizados, esta huerta está diseñada con tres pisos y tiene la capacidad de producir 8.152 toneladas de vegetales y 1.703 toneladas de peces al año en una superficie de 200×350 metros. El nivel superior recolecta el agua de lluvia y contiene paneles fotovoltáicos y aberturas en el techo que permiten el ingreso de la luz natural para el beneficio de las plantas donde se cultivarán vegetales hidropónicos y libres de pesticidas, aunque también señalan que sería posible integrar otras fuentes de energía renovable como turbinas eólicas. Luego otro nivel es designado para la acuicultura con granjas donde eclosionan los huevos de peces, otro sector para el cuidado de estos mientras crecen, y un último sector de almacenamiento antes de que los peces salgan al mercado.

El director del proyecto, Javier F. Ponce, sostiene que esto podría ayudar a cambiar algunos de los paradigmas existentes y abrir nuevas posibilidades para mejorar la calidad de vida humana y del medio ambiente. Los arquitectos señalaron que la idea detrás de esta granja flotante gigante no es resolver todos los problemas de desnutrición en el mundo ni reemplazar la forma de cultivo tradicional, sino que sirva como una alternativa flexible de agricultura pensando en el presente y el futuro. 

Este proyecto sería ideal para grandes ciudades sobrepobladas y con acceso al agua, como Los Angeles, Nueva York, Chicago, Seattle, Tokio, Singapur, Mumbai, Jakarta, Cairo, Hong Kong, Shangai, Sao Paulo, Osaka, Bangkok, Shenzen, Estambul, Montreal, Seoul, Karachi, Sídney, entre otros.