Investigadores del Instituto Tecnológico de  Massachusetts (MIT) en conjunto con la la Universidad de Berkeley, desarrollaron un prototipo de cosechadora de agua que funciona a energía solar y que es capaz de producir agua potable usando la humedad del aire.

Este dispositivo sería una solución para producir agua potable en regiones desérticas o muy secas, es energéticamente sustentable porque se alimenta de energía limpia y renovable. “La visión de futuro es contar con agua fuera de la red, donde la persona pueda tener en su hogar un dispositivo que funcione en un ambiente solar y distribuya el agua que necesite una casa. Para mí, esto será posible gracias a este experimento. Lo llamo agua personalizada“, comentó a la prensa Omar Yaghi, miembro del equipo que desarrolló el prototipo.

El prototipo, puede producir agua potable en todas las condiciones climáticas, y sus componentes más importantes son las llamadas MOFS, estructuras metal orgánicas. Inventadas por el propio Yaghi hace veinte años cuando combinó moléculas orgánicas con estructura metálicas, es decir, rígidas con la capacidad de almacenar gases y liquidos.