Para nosotros la basura es una buena noticia“, comenta uno de los propietarios de Ecoalf, una empresa española que hace ropa y zapatillas con residuos urbanos y basura marítima. Con 70 botellas de PET hacen una campera, sus diseños se venden en las principales tiendas europeas. 

Donde otros ven basura, yo veo materia prima y la podemos transformar en hilos para crear ropa”, señala Javier Goyeneche, uno de los fundadores de la compañía. La basura de mar, llamada ocean dumping se da por los deshechos que tiran los seres humanos al mar, fundamentalmente residuos plásticos y redes de pesca. Es tan grande el volúmen de basura marítima que genera grandes manchas que pueden tener cientos de kilómetros de extensión. El plástico que flota en el mar también es confundido por los peces como alimento y al ingerirlo mueren ahogados. 

Para lograr que Ecoalf sea una emrpesa sustentable, alrededor de 200 pesqueros contribuyeron a la recolección de residuos arrojados al Mar Mediterráneo que, aunque se destaca por su riqueza biológica, según un informe de la Unesco tiene hoy una concentración de plástico tan alta como las de los océanos Pacífico Norte y Sur, Atlántico Norte y Sur e Índico. Se calcula que en sus aguas acumulan entre 1000 y 3000 toneladas de plástico, lo cual es solo una muestra de una tendencia preocupante a nivel mundial. 

Frente a esta problemática, la respuesta que creó la compañía fue combinar el cuidado del ambiente con la creativadEcoalf también utiliza como materia prima neumáticos, algodón post-industrial y café para elaborar las prendas que ya se venden en 11 países.

Aunque el proceso de fabricación es largo, el resultado realmente vale la pena. A partir de basura, la compañía crea hilo y tejido para fabricar camperas, mallas, camisetas, bolsos y zapatillas tan sofisticados que se venden en tiendas de Londres y Nueva York, compitiendo con otras de diseños similares de firmas exclusivas. La diferencia con respecto a otra ropa es que quien elije una prenda de Ecoalf está eligiendo una moda ecológica, responsable y sustentable. 

Vidriera de una tienda de Ecoalf: