Un grupo de turistas que paseaban por Cafayate sin ninguna intención más que la de recorrer un cerro a pocos kilómetros de la localidad, hallaron una urna funeraria que luego se identificó de la cultura santamariana, al lado había restos humanos momificados. Según un experto de la zona los restos tendrían por lo menos mil años de antigüedad.

Fernando Alcorta, Carolina Lozano, Gustavo Guaraz, Clotilde Avila y Candelaria Guaraz, la última una niña de siete años, se hallaban ascendiendo un cerro con la idea de recolectar algunos cactus. Cuando se detuvieron a descansar cerca del rio Chuscha, algo en el piso les llamó la atención. Había pedazos de cerámica y cuando hurgaron más, alrededor hallaron algunos restos óseos humanos. “Al principio, creímos que sólo eran fragmentos de vasijas antiguas, de las que se descubren constantemente en la zona. Pero después nos dimos cuenta de que se trataba de una urna funeraria“, afirmó a La Gaceta Gustavo Guaraz.

La urna se hallaba debajo de una piedra de gran tamaño e inserta en una estructura circular de piedras. La urna, una estructura de vasija de casi un metro de alto, fue lentamente sacada de su lugar, estaba en perfecto estado de conservación, y se halla pintada con tres colores, en su parte superior se puede ver la figura de una lechuza que llora. Los restos humanos, tanto como la urna, fueron llevados a Cafayate.

“Es un descubrimiento importante porque contribuye a enriquecer el patrimonio arqueológico que poco a poco los cafayateños vamos recuperando”, comentó Hugo Guantay, artista plástico, ceramista, y estudioso de las culturas originarias que habitaron esta zona.

La cultura santamariana o cultura de Santa María fue una civilización que se desarrolló en el norte de Catamarca y el sudoeste de la Salta, entre los años 1000 y 1400. Su sociedad estaba organizada en señoríos hereditarios, ocupando los guerreros y chamanes la jerarquía más alta dentro de la sociedad.La población vivía en aldeas en los cerros o en casas dispersas a lo largo de los ríos. Las viviendas eran piedra. Construyeron fortificaciones defensivas denominadas pucarás.

El hallazgo de este urna pone en evidencia la rica cultura santamariana. Hugo Guantay reconoció que cada vez con mayor regularidad se están hallando esta clase de vasijas, y pone de manifiesto la importancia de crear un museo donde estén expuestas todas estas piezas.