Se trata de un ejemplar de esta especie en peligro de extinción que fue pescada en Mar del Plata y llevada hasta la costa del río Paraná para su comercialización. “Está totalmente prohibido que los barcos desembarquen esa especie en cualquier puerto argentino. No se puede comercializar, es un tiburón que está en serio peligro de extinción en toda la costa atlántica sudamericana”, aseveró Luis Lucifora, doctor en Ciencias Biológicas e investigador del Conicet (Inali-UNL) a El Litoral.

El especialista explicó que “es un tiburón que habita desde el sur de Brasil hasta Península Valdés, esa es su área de distribución en sudamérica”.

La noticia se difundió a través de un video en el que se ve al ejemplar de unos 80 kilos, primero colgado en la “vidriera” del local rosarino y luego se lo muestra en una cámara frigorífica, para conservarlo.

Además de su prohibición comercial, Lucifora recordó que “la pesca deportiva, en toda la costa de la provincia de Buenos Aires, puede pescarlo pero sí o sí con devolución. Por lo tanto este animal fue capturado ilegalmente” e indicó que la población de esta especie está disminuyendo a un ritmo de 10% a 13% por año.

La necesidad de preservar al escalandrún radica en que es una especie de lenta y escasa reproducción. “Empiezan a reproducirse a los 14 o 15 años, es decir, que recién a esa edad tienen su primera reproducción y luego lo hacen cada dos o tres años. Y cuando paren tienen solamente dos crías, es un nivel muy bajo de reproducción”, detalló Lucifora, quien es especialista de biología de conservación y marplatense pero está radicado en Santa Fe.

El escalandrún es rápidamente identificable por poseer las dos aletas dorsales del mismo tamaño, un hocico cónico y dientes alargados y puntiagudos que sobresalen de la boca. Tiene una coloración dorsal gris amarronada, a veces con algunas manchas oscuras dispersas y una coloración ventral más clara. Es un tiburón grande que puede superar los tres metros de longitud total, aunque actualmente los ejemplares de la costa argentina rara vez superan los 2,70 metros. Su distribución geográfica es amplia, aunque no continua, en aguas costeras templado-cálidas. En América del Sur se lo encuentra desde Río de Janeiro (Brasil) hasta el golfo San Matías, en Río Negro.