Esta nueva especie de armadillo gigante vivió a fines de Pleistoceno, hace más de 10 mil años, en el noreste de la provincia de Buenos Aires. Se estima que podría haber alcanzado hasta tres metros de longitud.

Fue encontrado en 2009 por miembros del Museo de Ciencias Naturales de Las Flores a orillas del río Salado, durante una gran sequía.

Pertenece al género Panochthus, cuyos miembros tenían un tamaño muy grande y una coraza dura compuesta por placas que varían de cuadrangulares a hexagonales”, explicó Luciano Brambilla (CEI-UNR) a la Agencia CTyS-UNLaM.

“En esta oportunidad, reconocimos a esta nueva especie a través de su cola, contó Brambilla. Y detalló: “Los Panochthus, como otros gliptodontes no tienen las vértebras caudales expuestas, sino que tienen una especie de estuche óseo que las recubre, el cual es alargado, tubular, a veces deprimido, y se caracteriza por unas marcas o depresiones particulares”.

Cuando el armadillo gigante vivía, en esas depresiones, se alojaban unas espinas o protuberancias, por lo que la cola de este animal conformaba una especie de mazo medieval.Este mazo natural le servía para la defensa contra depredadores, aunque también la podría haber usado para luchar contra miembros de su especie”, comentó el autor principal del estudio publicado en la revista científica South American Earth Sciences.

La autora Paula López, de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR, quien colabora en la investigación, indicó que “Panochthus es uno de los géneros más diversos del grupo de los gliptodontes, los cuales fueron uno de los mamíferos más representativos de la megafauna del Pleistoceno sudamericano. Tenían aspecto muy llamativo, con una especie de armadura cubriendo su cuerpo, su cabeza y cola, y podían llegar a los tres metros de longitud y a pesar una tonelada”.

La nueva especie fue nombrada Panochthus florensis en alusión a la localidad de Las Flores donde fueron hallados los restos de este animal. Previamente, se conocían al menos tres tipos emparentados de colas con muescas descritas para el final del Pleistoceno, por lo que el Panochthus florensis es el nuevo y cuarto integrante de este grupo.

Fuente: Agencia CTyS-UNLaM