Por Leandro Vesco

Victoria Rodríguez, técnica en Gestión Ambiental y Salud tuvo una idea: usar las botellas de plástico para crear un invernadero en Carhué. Presentó el proyecto al municipio de Adolfo Alsina y el Intendente, David Hirtz, levantó el pulgar. Victoria necesitaba botellas de plástico y un lugar físico. Para lograr lo primero lanzó la campaña “Tu botella sirve”. En la plaza principal de Carhué se instaló un gran canasto que la comunidad fue llenando de botellas de plástico. El primer paso estaba listo. Faltaba el segundo.

El lugar surgió de la necesidad del Hogar de Ancianos Evita de realizar una huerta que no podía hacer sin un invernadero. Esas dos necesidades hicieron que le hogar donara el espacio.

¿Por qué un Invernadero de botellas de plástico? Es económico, muy durable, las botellas se pueden cambiar o reemplazar en cualquier momento. Dispuestas en forma de columna generan un microclima, disminuye la contaminación ambiental, es más resistente que el polietileno ante la acción del viento y de los golpes, puede construirse en módulos, lo que permite agrandarlo en cualquier momento. Y, claro, el bajo costo.

La construcción fue una tarea comunitaria. Junto con Reinaldo y Néstor, los dos colaboradores que ayudaron a Victoria, y el carpintero municipal, Milton, perimetraron el lugar, cortaron las botellas y crearon la base del invernadero. Para levantar las paredes de botellas de plástico, se requirió de la ayuda de los alumnos de la Escuela N° 17, quienes divididos en grupos durante veinte días estuvieron trabajando hasta lograr terminarlo.

Reciclar: poner el ciclo

El plástico forma parte de nuestras vidas. Su utilidad no tiene discusión, pero su vida útil es efímera y esta consecuencia perjudica de forma irremediable al medio ambiente. Una vez que se ha usado se lo descarta para pasar a formar parte del mundo del residuo urbano sólido, contaminando el aire, el suelo y el agua.

Como el plástico es derivado del petróleo, también llegará el día en que no se pondrá obtener más este elemento, pero su presencia permanecerá entre nosotros. Actualmente el costo de estos impactos ambientales no tiene comparación con el pequeño beneficio o comodidad que, por ejemplo las botellas de plástico nos ofrecen.

“Las personas debemos tomar conciencia de que el plástico puede ser reutilizado”, dice Victoria. Su idea logró que una enorme cantidad de botellas que iban camino a engrosar el volumen de residuo urbano en Carhué y Gascón hayan sido reutilizadas y formen parte de una solución. Nada menos.

“Debido a la buena predisposición de todos, estamos evaluando la posibilidad de realizar más invernaderos. Son varios los lugares que han requerido del mismo, luego de verlo terminado”, finaliza Victoria Rodriguez. Una sola idea apoyada desde el municipio y respaldada por la comunidad, puede generar un cambio positivo.