Cuando hace unos meses El Federal visitó Chaco pudo palpar el reacomodamiento de varios sectores de la producción tras el cambio del gobernador: Jorge Capitanich asumió la Jefatura de gabinete de ministros y Juan Carlos Bacileff Ivanof tomó la gobernación con el desafío de lograr cierta continuidad en las buenas políticas productivas que habían desarrollado, sobre todo a partir de la política pecuaria adaptando animales al clima chaqueño en el establecimiento Juan Penco, en Makallé e importando cabras para lograr condiciones carniceras aptas.   
 
Parte de ese plan consistía en vender carne propia: eso lograrán el próximo viernes con la primera exportación de 21 toneladas de carne caprina chaqueña con destino a Qatar, en un emprendimiento conjunto del Ministerio de Producción, los programas nacionales Prodear y Prodaf, y productores principalmente asentados en zonas de El Impenetrable, informó el gobierno provincial.
 
En el Frigorífico Caprinos Chaco, ubicado en Pampa del Infierno –distante a 248 kilómetros de la capital provincial –, se faenarán los animales que se exportarán en esta primera operatoria a Qatar, y se planea la incorporación de Emiratos Árabes como próximo destino.
La operatoria es supervisada por el subsecretario de Ganadería, Marcelo Repetto, el director de Producción Animal, Carlos Corsi, el coordinador de la Producción Caprina en la provincia, el veterinario Marcelo Carbajal, la responsable del Prodear-Prodaf Chaco, Marta Soneira, el representante de la empresa Grúas San Blas, Gabriel Osatinsky, y técnicos del Senasa.
 
“Estamos muy cerca de una fecha que quedará grabada en la historia del Chaco y en la memoria de los chaqueños, porque estaremos cumpliendo un nuevo desafío que buscó desde un principio revitalizar la actividad que desarrollan los pequeños productores caprinos de El Impenetrable”, dijo Repetto.
 
“Esto comenzó a partir de la decisión del gobierno del Chaco de hacerse cargo del manejo administrativo y comercial del Frigorífico Caprino de Pampa del Infierno, adquiriendo todas las acciones que estaban en manos de la Asociación Trentinos en el Mundo. A partir de allí comenzamos a realizar proyecciones para que los productores puedan colocar sus productos en los mercados nacional e internacional”, acotó. “Esto nos abre un abanico de posibilidades para la carne caprina producida en Chaco, que en esta primera etapa comenzará con Medio Oriente y que tendrá continuidad en países del continente africano”.
 
Hace unos años, Chaco incorporó dos razas carniceras para empezar a cambiar el paradigma de la ganadería caprina de la provincia: Santa Inés y Dorper fueron las elegidas. Las criaron con paciencia para entregárselas a los pequeños productores. Ahora, años después, ven el resultado. Y tienen derecho a estar contentos.