El 9 de mayo de 1967, en la Cleveland Clinic de Estados Unidos, una mujer de 51 años fue sometida con éxito a un bypass aortocoronario que fue realizado por el cirujano argentino René Favaloro.

Hoy, autoridades del Colegio Argentino de Cirujanos Cardiovasculares y del gobierno porteño descubrieron una placa en la fachada del Hospital Universitario Fundación Favaloro en conmemoración por los 50 años de este primer bypass coronario.

Hoy rendimos homenaje a mucho más que el padre del bypass, también a un hombre que con su talento creó algo que cambió la calidad de vida de los argentinos y también la del mundo”, afirmó el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, quien asistió al acto junto a la ministra de Salud de la Ciudad, Ana María Bou Pérez.

La ceremonia se llevó a cabo en la entrada de la Fundación, sobre la avenida Belgrano, con la presencia de Liliana Favaloro, presidenta de la Fundación; el plantel de cirujanos cardiovasculares que acompañó al cardiocirujano desde el inicio del Instituto y Fernando Cicchero, titular del Colegio de Cirujanos Cardiovasculares.

Al recordar su legado, Bou Pérez señaló que los médicos “acostumbramos a rendir pleitesía por las cuestiones técnicas, donde el doctor Favaloro se lleva el máximo puntaje, pero él también se lleva el máximo puntaje por su humanidad, su sensibilidad y ese acto social que demostró toda su carrera al crear una buena relación médico-paciente, con escuchar al otro más allá del problema de salud medico puntual”.

Y al finalizar, dijo: “Quiero recordar una de sus frases que tenía que ver con que la medicina y la bioingeniería sólo serán exitosas si son accesibles a toda la población. Y ese es nuestro camino”.