Los espacios reducidos son una de las mayores barreras aparentes para cultivar alimentos en las ciudades, sin embargo las huertas urbanas son una opción que cada vez más gente pone en práctica.

Una empresa danesa presentó ‘Impact Farm’, una propuesta de granja urbana que puede albergar huertas urbanas hidropónicas verticales para aprovechar el espacio al máximo.  Está diseñada para reunir en torno a ella a comunidades que quieran producir sus propios alimentos orgánicos dentro de las ciudades, y es capaz de producir entre 3 y 6 toneladas de alimentos frescos al año.

Con un área de producción de sólo 163 metros cuadrados, esta granja vertical puede exprimir fácilmente los espacios limitados urbanos. Su diseño permite que pueda ser instalada en cualquier lugar, así que puede ser utilizada para fines comerciales o para abastecer a una comunidad, ya que puede ser ‘desempaquetada’ e instalada en tan solo 10 días.

En su estructura de dos pisos, la ‘granja de impacto’ es capaz de cultivar verduras, hierbas y frutas. El producto se cultiva utilizando la técnica de agricultura hidropónica, es decir, se usan soluciones minerales en vez de suelo agrícola. 

Creado por el estudio de diseño Human Habitat, este proyecto está diseñado para ser autosuficiente en cuanto al consumo de agua, el calor y la generación de electricidad, ya que incorpora paneles solares en el techo.

La granja piloto está ubicada en Copenhague con el objetivo de atraer a otras grandes ciudades, e incluso para servir en casos de crisis humanitarias, ya que los alimentos frescos deben estar disponibles para todo el mundo.

Sus creadores explicaron que deseaban volver a conectar a las personas a sus alimentos, dándoles un espacio verde que trae la naturaleza en nuestras ciudades. Brindar a la gente una habilidad útil o incluso una oportunidad de trabajo.