La veneración a la Madre Tierra es una herencia cultural ancestral de los pueblos originarios, profundamente respetada en Jujuy desde su diversidad e interculturalidad.

Humahuaca se convertirá hoy en el escenario central de la celebración de la Pachamama en Jujuy, donde integrantes de 26 comunidades originarias rendirán tributo a la Madre Tierra, en agradecimiento por las cosechas y animales y a la vez, para renovar los pedidos de prosperidad.

Los homenajes tendrán lugar en el monumento de los Héroes de la Independencia a las 9. La provincia tendrá asueto administrativo y escolar, según lo dispuesto por el Poder Ejecutivo (Decreto 4420) en virtud del arraigo que tiene esta celebración en el norte, donde cada 1 de agosto y por ley del Congreso de la Nación en 2013, Jujuy se convierte en la “Capital Nacional de la Pachamama”.

La Pachamama es una celebración ancestral que revivimos año a año no solo en la quebrada sino en toda la provincia, es una forma que tenemos de expresar nuestra devoción y respeto a las costumbres y tradiciones”, dijo a Télam el intendente de Humahuaca, Leonel Herrera.

El ritual de agradecimiento a la Pachamama forma parte de un sistema de reciprocidad entre el mundo material y el mundo espiritual.

En Humahuaca, los ritos tendrán lugar a un costado de la Torre de Santa Bárbara, ubicado a la izquierda del Monumento a los Héroes de la Independencia, donde se congregarán vecinos y miembros de las comunidades originarias provenientes de Hornaditas, Rodeo, Calete, Ocumazo, Chorcán y Pueblo Viejo entre otros lugares del departamento Humahuaca.

El inicio de las celebraciones están programadas para las 9, cuando el perfume típico del sahumerio ya habrá comenzado a sentirse con más fuerza y que según la creencia, es para “liberar las malas energías”. Es el momento también para que se proceda a la apertura de la boca de la Pachamama, y así comenzar con la ceremonia prevista.

La boca de la Pachamama es un pequeño pozo cavado en la tierra- donde se depositan las distintas ofrendas y para la cual se la adorna con serpentinas y lanas de colores. También en ese espacio se colocan pequeños braseros encendidos con abundantes preparaciones especiales de incienso.

Las ofrendas generalmente incluyen hojas de coca, chicha, cigarrillos, yerbeado, licores, cerveza, vino, y diferentes comidas regionales como guisos de trigo, quínoa, mondongo, además de carnes hervidas chalonas y papas y maíz.

La Pachamama es sagrada, ya que de ella se extrae todo tipo de alimentos y por lo tanto el agradecimiento tiene que ser inmenso.

Otros pueblos de la Quebrada de Humahuaca como Tilcara, Maimará, Purmamarca y Hornillos también dedicarán ofrendas a la Pachamama.

Finalmente, como parte de una jornada destinada a la promoción del patrimonio cultural de la provincia, se programó para esta semana en San Salvador de Jujuy una propuesta cultural y turística denominada “Senderos de mi Pachamama“.
Se trata de un recorrido por las cuatro regiones de la provincia (Quebrada, Valles, Yungas y Puna) en donde los hacedores de la cultura jujeña podrán exponer sus conocimientos, su música, su arte y sus productos.