La ciudad de Buenos Aires tiene rincones míticos, puntos donde se renueva la magia urbana, espacios esenciales que alimentan la identidad porteña, uno de ellos es el monumento a Osvaldo Pugliese que se levanta en el corazón del barrio de Villa Crespo, en el vértice donde se unen las avenidas Corrientes y Scalabrini Ortiz. La obra fue puesta en valor y luce completamente restaurada. 

Cientos de turistas o admiradores de la obra del genial músico, se sacan fotos en el Monumento. El mito tanguero dice que si se pronuncia tres veces el apellido Pugliese se aleja la mala suerte, liturgia que repiten aquellos que frecuentan el lugar. Villa Crespo fue el barrio que contuvo al Maestro, aquí nació y murió. Su barrio fue su patria chica. 

El cuerpo escultórico está hecho de epoxi, y tiene una particular historia, fue inaugurado en el 2005, cuando se cumplió una década del fallecimiento de Pugliese, y robado en el año 2007, fue nuevamente emplazado en el 2009, restaurado en el 2012 y este año nuevamente puesto en valor en el marco de las obras en el Centro Comercial a Cielo Abierto de Corrientes, a cargo del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires.

La plazoleta en la que se halla el monumento fue ampliada y reforzada con luces Led. Osvaldo Pugliese vivió a pocos metros de allí, en Scalabrini Ortíz 382, donde hoy se levanta un edificio. Una placa recuerda la importancia de este solar: “Homenaje al maestro Osvaldo Pugliese. Un laburante de la música, un militante de la vida por un mundo solidario”

El creador de “La Yumba” fue uno de los más grandes pianistas, directores y compositores de tango que dio nuestro país. Su obra se hizo universal, pero también fue un luchador por la libertad del hombre, la dignidad del pueblo trabajador y sus fuertes convicciones políticas –fue uno de los afiliados fundadores del Partido Comunista Argentino– le valieron conocer la cárcel. A pesar de esto, su Orquesta jamás dejó de tocar. Recibió numerosos premios en su vida, pero el cariño de la gente fue su principal capital. Anti mufa, Pugliese es considerado un santo en el paganismo artístico. El 25 de julio de 1995, fallece, sus restos fueron velados en el Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires y luego llevados hacia el cementerio de la Chacarita por la emblemática avenida Corrientes a contramano del tránsito. Todo un símbolo para un hombre que hizo de la vida un estandarte de lucha, amistad y creación.