El Proyecto minero Calcatreu ha dividido a la comunidad de Ingeniero Jacobacci desde el año 2003, cuando se instaló la posibilidad de que una empresa minera explotara el yacimiento de oro y plata, más de una década después y con el interés renovado de Patagonia Gold, los vecinos del pueblo están alerta. La extracción de oro y plata significa el uso de cianuro, y con él, la contaminación está asegurada.

Según se pudo saber Patagonia Gold (Inglaterra) pudo acceder a la opción exclusiva de comprar del Proyecto Calcatreu, en manos de la Minera Aquiline Argentina, quien a su vez es subsidiaria de Pan American Silver Corp. (Canadá) Antes de hacerse cargo del yacimiento, Patagonia Gold está haciendo tareas de exploración en la zona, cercana a Ingeniero Jacabocci. El Intendente de la localidad rionegrina, Carlos Toro -lo difunde el diario Río Negro- reconoce que Patagonia Gold está muy interesada en hacerse cargo del proyecto.

El acuerdo entre empresas extractivistas es posible porque Pan American Silver Corp. le vendió a Patagonia Gold el Proyecto Minero “Cose” en Santa Cruz, y además le dio la opción exclusiva de la venta del 100% del Proyecto Calcatreu. La empresa británica decidirá en octubre si compra o no el yacimiento. El gobierno nacional es declarado defensor de la industria minera.

Calcatreu se halla a sólo 60 kilómetros de Ingeniero Jacobacci. “Estamos al tanto de estas negociaciones y atentos a lo que puede suceder. El tema se vuelve a instalar y debemos tomar conciencia, prepararnos y estudiar para poder afrontar esta discusión que se nos va a venir pronto, con la mayor responsabilidad posible y los fundamentos más sólidos para poder decidir que es lo que queremos como comunidad”, expresó el Intendente.

En el año 2003, cuando el Proyecto Calcatreu se dio a conocer se originó un profundo debate entre los vecinos del pueblo, tanto fue así que la Legislatura de Río Negro aprobó la Ley Anticianuro, que prohibía las explotaciones mineras que fueran a través de este elemento químico que tiene un impacto negativo en el medio ambiente y en la salud de las personas. El lobby minero ejerció mucha presión y esta Ley se derogó en 2011. Hoy el debate vuelve a instalarse en la sociedad de esta comunidad que atraviesa una dura realidad con un alto indice de desocupación, como gran parte de los pueblos en nuestro país.

Precisamente la falta de trabajo es la debilidad de estas localidades ante la aparición de una empresa minera. La sociedad jacobaccina se divide entre aquellos que necesitan el trabajo y los que creen que la empresa minera llegará para contaminar. Lo cierto es que, como sucede en Sierra Grande, las experiencias han sido negativas con respecto a las fuentes laborales que genera la industria minera, son siempre temporales y con pésimas condiciones contractuales. La contaminación está garantizada.

“Debe existir un acuerdo comunitario”, anuncia el Jefe Comunal. Después de octubre Ingeniero Jacobacci sabrá si será otro pueblo más que sufrirá la presión del gobierno y de una empresa extranjera que vienen a extraer sus recursos naturales.