La escollera norte de Necochea es conocida por su belleza y por los lobos marinos que eligen esta pequeña playa para desarrollar su vida. Concejales del Bloque Cambiemos creen que la presencia de estos animales representa una peligrosidad ya que pueden portar y transmitir enfermedades. En una idea insólita quieren expulsar a los lobos marinos de su habitat.

Los ediles ya mantuvieron una reunión con el Presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén para socializar la idea de la expulsión de los animales que, además de estar en el lugar en el que la naturaleza los puso, representan una atracción turística en una ciudad en donde la actividad turística es uno de las principales motores de su economía. Según los concejales, por medio del estornudo los lobos marinos pueden transmitir enfermedades.

Las autoridades del puerto analizan una solución más práctica: pretenden hacer cartelería para advertir a los turistas que no se acerquen a los animales, y construir una plataforma para limitar el acceso al sitio donde los lobos moran. Los Concejales, alegando una postura sanitaria, quieren trasladar a los lobos marinos (no han dicho a qué lugar), pero se hallan con un obstáculo, los mismos se hallan en jurisdicción portuaria, por lo tanto la decisión debe ser consensuada.

Advertidos por la idea de los Concejales, la Fundación Fauna Argentina (FFA), por medio de su Presidente, Juan Antonio Lorenzani, expresó su preocupación por este proyecto y en declaraciones al medio 1Noticia, expresó: “Los animales se hallan apostados en el lugar por cuestiones naturales, ya que comenzaron a asentarse a principios de los ’90 en ese sector y probablemente como un posible desprendimiento de la colonia de lobos marinos de Mar del Plata

“La FFA viene desarrollando con vecinos de la ciudad desde hace años, tareas de conservación de la colonia, como limpieza del lugar o cortes de sunchos. Es muy importante antes de tomar decisiones, poder considerar distintas opciones, ya que nuestra Institución tiene ideas para poder hacer un ordenamiento de la colonia y mantener alejada a la gente del lugar, sin que esto sea invasivo para los lobos marinos“, afirmó el dirigente proteccionista.

Acerca del fundamento que esgrimen los Concejales, al suponer que por medio del estornudo se podrían transmitir enfermedades, Lorenzani, aclaró: “Creemos que se están volcando conceptos exagerados y alarmistas que podrían ocasionar ciertos prejuicios hacia los animales y los cuidados no serían mas que los que se deben tener con cualquier otra especie