El Zoológico de Córdoba incoporó la semana pasada un nuevo ejemplar de yaguareté hembra para intentar formar una pareja reproductiva con el ejemplar macho que posee el lugar.

La yaguareté se llama ‘Histérica’, tiene 7 años y se encontraba en la reserva Tatú Carreta. Intercambió lugar con otra congénere, María, un poco mayor, que no compatibilizó con el macho ‘Taliú’, de 12 años de edad.

Esta nueva yaguareté hembra aún permanece separada del macho. El proceso es lento, ya que se debe estar seguro de que no se rechazarán para recién entonces compartir la misma jaula. “La idea es tener crías en condiciones controladas para hacer reintroducciones en regiones como Corrientes y Misiones. Pero es un proceso muy lento porque es un supercarnívoro que requiere mucho territorio y genera conflictos porque ataca al ganado”, señaló Daniel Villarreal, director del Zoológico de Córdoba.

En toda la Argentina no hay más de 250 yaguaretés, y su caza está expresamente prohibida desde hace tres décadas. El yaguareté es una especie declarada por ley como Monumento Natural Nacional, protegida no sólo por la ley Argentina sino también por la codificación internacional.