Tras una denuncia de concejales contra funcionarios municipales y provinciales, el Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) tomará una serie de muestras en zonas arriba y abajo del vertedero de San Javier, donde se depositan los residuos de la capital salteña, para poder determinar una eventual contaminación del suelo y de las aguas subterráneas.

La investigación se inició a partir de una denuncia realizada por concejales del Partido Obrero, quienes acusaron al actual y al anterior intendente de la ciudad de Salta, Gustavo Sáenz y Miguel Isa, respectivamente. También acusaron al secretario de Recursos Hídricos de la provincia, Alfredo Fuertes, como así también a Darío y Oscar García, que son directivos de la empresa Agrotécnica Fueguina Sacif, que gestiona el vertedero.

Los denunciantes aseguran que esta empresa, por “una gestión deliberada del relleno sanitario del vertedero, estaría contaminando el suelo y las aguas subterráneas y el río Arenales con metales pesados provenientes de pilas, baterías y residuos industriales”.

Estos residuos “estarían dispuestos de manera inadecuada”, como así también “con líquidos lixiviados que se filtran por la base de los vertederos o que se infiltran en el suelo debido a su mala gestión en el predio”, con lo cual la empresa estaría poniendo en riesgo la salud de la población, especialmente de los vecinos de los barrios cercanos al vertedero.

La investigación que la fiscalía lleva adelante está centrada tanto en el análisis de posibles sustancias contaminantes en el suelo y en el agua subterránea, como así también en los diversos aspectos que hacen al funcionamiento de la planta que tiene a su cargo el tratamiento de residuos y relleno sanitario.

Otros aspectos a solucionar son la falta de cercado perimetral, de barreras y coberturas diarias de los residuos, lo que “provoca emanaciones que alteran el ambiente e incrementan el riesgo” para los pobladores.