El gobierno de Japón donó 233 mil dólares para renovar el equipamiento de tres laboratorios públicos argentinos con el objetivo de mejorar el diagnóstico temprano del Mal de Chagas, la enfermedad parasitaria de mayor importancia en América Latina.

En los últimos 12 meses el país oriental ya sumó cerca de medio millón de dólares en donaciones. El Embajador de Japón, Noriteru Fukushima busca afianzar los lazos no solo económicos sino también sociales con nuestro país. La colaboración se hizo a través del programa de Asistencia para Proyectos Comunitarios de la embajada que proporciona asistencia financiera a entidades sin fines de lucro con el propósito de ayudarlos a concretar sus proyectos de desarrollo.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo hay entre 6 y 7 millones de personas infectadas. En Argentina existen 7,3 millones de personas expuestas y 1,6 millones padecen la enfermedad, por lo cual constituye uno de los principales problemas de salud pública a nivel nacional.

Japón ya donó recientemente a nuestro país dos equipamientos de alta complejidad por un valor de USD 80.000 al hospital público materno infantil Ana Goitia, diecisiete auto bombas, un camión cisterna para cubrir incendios en zonas rurales y un camión de ataque rápido idóneo para acudir al rescate de accidentes en ruta, entre otras contribuciones.

“Es un honor para nosotros poder retribuir de alguna forma lo que el pueblo argentino ha hecho por Japón durante todos estos años de amistad entre ambos países. La hospitalidad ante los inmigrantes japoneses que ha cumplido 130 años, la ayuda recibida después de la segunda guerra mundial, así como también el reciente apoyo recibido tras las catástrofes naturales del tsunami del 2011”, expresó Fukushima.