Cerca de 250 productores agropecuarios del Noroeste Argentino colmaron el salón del Hotel Amérian de San Fernando del Valle de Catamarca, para participar de la Jornada Sectorial de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Coorganizado por la Sociedad Rural de Catamarca (SRC) y la Asociación Olivícola Catamarqueña (ASOLCAT), el evento se desarrolló bajo el lema “Por un producto con valor agregado en origen”, fiel reflejo de la intención de fortalecer el posicionamiento competitivo del sector agroalimentario argentino.

El acto de apertura fue presidido por Francisco Sotomayor, presidente de la SRC; Raúl Chico, ministro de la Producción y Desarrollo de Catamarca; Raúl Robín, titular de Economías Regionales de CAME y Eduardo Toledo, secretario de Agricultura, Ganadería y Agroindustria de Catamarca.

Sotomayor agradeció la presencia a todos los asistentes y presentó medidas puntuales para la mejora de la rentabilidad de la ganadería, la agricultura y la agroindustria, como la exención del impuesto al gasoil y a la electricidad que se consume tranqueras adentro, y “retención cero” a las exportaciones de las producciones regionales.

Respecto de la importancia que tienen las Economías Regionales para el país, Robín afirmó que “son la base del desarrollo y del sustento alimentario nacional”. Además, luego de comentar la reciente incorporación de la CAME a la Comisión Nacional de Emergencia y Desastres Agropecuarios, el titular de Economías Regionales de la Confederación hizo hincapié en la importancia de desarrollar un Seguro Agropecuario Multirriesgo que garantice la continuidad de las explotaciones y contribuya al arraigo rural.

Para finalizar la presentación de la Jornada, el ministro Chico detalló las acciones que se realizan y se realizarán en Catamarca para que ninguna materia prima salga de la provincia sin valor agregado.

Durante su discurso, el funcionario catamarqueño no solo destacó la importancia del asociativismo, sino también la del trabajo mancomunado para que el productor llegue directamente al consumidor o, al menos, con la menor cantidad de intermediarios posibles. Por último, mencionó un proyecto de ley que desgrava la deslocalización: a mayor distancia del puerto, mayor bonificación de los aportes patronales.

En horas de la tarde, Mariano De Miguel, licenciado en Economía, brindó una disertación sobre El potencial de las Economías Regionales, oportunidad en la cual se analizaron las ventajas comparativas, las nuevas demandas (cantidad y calidad de los alimentos) y la cadena global de valor; entre otros tópicos.

Por último, los productores participaron de los talleres de ganadería, olivicultura, apicultura, tabaco, nogal, frutas y hortalizas, viñatero e industrias agroalimentarias. Luego de dos horas de debate, conclusiones transversales a todos los sectores productivos se pusieron en evidencia: alta presión tributaria, sobreprecios del combustible, dificultad de acceso al crédito, ya sea por los requisitos o por las altas tasas de interés; costos de producción en alza y escasez de mano de obra durante la época de cosecha.