Oriundo de Vicente López, Buenos Aires, Jerónimo Batista Bucher se propuso contribuir a detener la contaminación plástica, para lo cual creó una novedosa máquina que permite crear vasos biodegradables.

Con extractos de algas, ‘Souri‘ (el nombre de esta ambiciosa máquina) elabora vasos que no contaminan. Estos podrían usarse, por ejemplo, en locales de comida rápida, eventos y oficinas. El material permite brindar las mismas funcionalidades que los vasos plásticos, y son capaces de contener todo tipo de bebidas, incluso calientes.

La máquina, por su parte, tiene un bajo costo. De esta manera cada empresa podría adquirirla fácilmente y, tras conseguir los insumos, fabricar sus propios vasos.

Otro emprendedor en Islandia ya había presentado esta tecnología, con la cual creó botellas biodegradables a base de algas. Por su parte, en Estados Unidos, anteriormente también crearon vasos comestibles.

El proyecto de Jerónimo se originó cuando tenía 18 años. Actualmente, ya tiene laboratorio propio en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), donde cursa la carrera de Biotecnología.

En junio, Jerónimo viajará a Boston, Estados Unidos, para recibir la distinción y participar de debates en Cambridge, en la llamada “milla más innovadora del mundo” (Kendall Square) junto a ganadores del Premio Nobel. Se trata de la quinta vez que se realiza esta distinción para Líderes del Futuro, aunque nunca antes se había seleccionado a alguien de Argentina.

Jerónimo se encuentra actualmente en la etapa de mejorar la automatización de las máquinas.