“Estamos elaborando un plan marco de restauración de los bosques incendiados en el 2020 y los incendiados años antes, como en el 2013, que son bosques con diferentes grados de afectación, de recuperación y con diferentes actividades a las que hay que apuntar”, indicó a Télam la Directora de Bosques, Uso y Manejo de Suelo, del Ministerio de Ambiente provincial, Estefanía Sánchez Cuartielles.

La labor interinstitucional cuenta con la participación de autoridades del Ministerio de Ambiente de la provincia, el INTA de la localidad de Yuto, Parques Nacionales, la coordinadora NOA del Ministerio de Ambiente de Nación, Fundación ProYungas y la empresa Ledesma.

De acuerdo al último reporte oficial, las llamas consumieron este año 37.240,13 hectáreas de bosques nativos y pasturas, la mayor parte ubicada en el departamento Ledesma, donde se encuentra el Parque Nacional Calilegua que actualmente permanece cerrado para visitas. De ese total, más de 9 mil hectáreas es superficie correspondiente al área protegida jujeña.

Por otro lado, se acordó ejecutar un plan operativo de actividades específicas y de monitoreo concreto de las áreas degradadas y de la regeneración natural.

De acuerdo a los relevamientos realizados en la zona, la totalidad del área afectada son yunga y la formación pedemontana, que es “el piso más bajo de la formación de las yungas, un piso muy susceptible a los incendios forestales porque es vegetación que se seca durante el invierno, también tiene una respuesta veloz a los incendios”.

“La mayor parte de la vegetación que son las especies forestales, rebrotan después de los incidentes como los ocurridos este año, por lo que se debe hacer un seguimiento de cómo se van recuperando la vegetación de forma natural“, explicó Sánchez Cuartielles.

Por su parte, la Administración de Parques Nacionales presentó un mapa general de la superficie afectada con un índice de severidad, a partir del cual se buscará sumar datos de campo y analizar los antecedentes “de manera de tener una visión estratégica de las acciones a realizar”, según se informó.

El Ministerio de Ambiente de Jujuy dispone de fondos de la Ley de Bosques que serán destinados al plan de restauración por lo que “la planificación marco a 20 años, y las planificaciones operativas anuales van a tener un presupuesto destinado a ello”, aseguró la funcionaria.

Por último, apuntó que después del período de lluvias, que abarca todo el verano, se realizará un monitoreo de cómo vienen regenerándose las zonas afectadas.