La iniciativa, denominada “Con un árbol bajo el brazo“, busca generar un “mensaje ambiental en un momento difícil como el que estamos viviendo“, señalaron las fuentes, en relación a los incendios que se viene registrando en el Amazonas.

El mundo está tomando conciencia del valor que tiene la forestación, por esto queremos plantar un árbol por cada niño que vaya naciendo en cada municipio, expresó el secretario de Desarrollo Ambiental jujeño Antonio Alejo.

El compromiso quedó rubricado en un convenio marco entre los ministerios de Gobierno y Justicia y de Ambiente de Jujuy, mediante el cual se pone en marcha la iniciativa.

El convenio busca dejar una enseñanza sobre el medio ambiente, donde cada niño que apadrine un árbol sienta que contribuye a su cuidado a la Pachamama, la Madre Tierra.

De esta manera, se pretende que cada niño que nazca sea padrino o madrina de una especia nativa” y que cada vez que generamos un maltrato a un árbol, este le corresponde a un niño o niña”.

Se trata de una iniciativa similar al programa ‘El árbol de la vida’, implementado en ciudades como Resistencia (Chaco) y Bariloche (Río Negro), que brinda a los flamantes padres y madres la posibilidad de elegir una especie arbórea para plantar, con la idea de concientizar e involucrar al ciudadano en las acciones de recuperación de un ambiente saludable.

Por su parte, el gobierno de San Luis entrega un árbol por cada niño nacido en territorio puntano con el objetivo de que sea plantado en su casa y crezcan juntos.