Una de cada seis muertes en el mundo se producen a causa de alguna clase de contaminación ambiental, que según un informe de la revista médica The Lancet causa más muertes que la guerra, el tabaco, la hambruna y los desastres naturales juntos. Alrededor de nueve millones de muertes ocurridas en el 2015 fueron por exposición a la contaminación.

La contaminación ambiental, según el informe, se produce por las gran cantidad de agentes químicos que se propagan por el aire y el agua. De los 5000 productos químicos que pueden considerarse activos en el planeta y que se usan en la industria y en la vida diaria, menos de la mitad han sido sometidos a una prueba de toxicidad. La humanidad vive respirando contaminación.

Asia y Africa son las regiones con más riesgo en el mundo, precisamente son estas áreas donde las principales industrias extractivistas operan. El estudio que difunde la revista especializada estima que sólo en la India murieron 2.5 millones de personas por causas que tienen relación con la polución. En China, uno de los países con el aire con menos óxigeno de la planeta, murieron 1.8 millones de habitantes por enfermedades relacionadas con la contaminación ambiental.

Las muertes por contaminación reflejan la desigualdad en el mundo. Las naciones más ricas, donde la contaminación no está generalizada, la calidad del agua y del aire es mejor, los países en desarrollo, en cambio, donde el empresas no son sometidas a controles ambientales, la contaminación es frecuente y muchas veces promovidas por políticas estatales. En nuestro país sucede esto, la industria minera ocasiona contaminación y desocupación, pero es beneficiada por el gobierno con quita de retenciones impositivas y con muy pocas exigencias en cuanto a normas de protección ambiental.

“La gente no se da cuenta de que la contaminación daña las economías. La gente que enferma o muere no puede contribuir a la economía”, comentó a la agencia Efe Richard Fuller, director del grupo activista Pure Earth. “Ha habido muchos estudios sobre la polución, pero nunca ha recibido los recursos o nivel de atención como, digamos, el sida o el cambio climático”, manifestó el epidemiólogo Philip Landrigan, director de salud global en la Escuela Icahn de Medicina en Mount Sinai, Nueva York, y uno de los autores del informe.

“La polución es un grave problema que la gente no toma en cuenta porque la ve de forma dispersa”, sostiene Landrigan. El informe afirma que en el año 2015 hubo 9 millones de muertes relacionadas directamente con la contaminación. Los lugares más pobres, insisten, son los más perjudicados. “La contaminación es ignorada tanto por los gobiernos como por las organizaciones para el desarrollo”, concluye la nota de The Lancet.