El organismo que conduce Guido Lorenzino ofrecerá un espacio físico y personal para que el Renama trabaje junto al área de Medioambiente de la Defensoría. De esta manera, está proyectado realizar capacitaciones e investigaciones, acciones de promoción y articular con distintas entidades públicas y privadas de la Provincia a favor de la agroecología.

“Hay que potenciar la mirada ecológica en la producción agrícola en la Provincia. Estamos convencidos de que esta visión le dará a los ciudadanos una mejor calidad de vida y sentará las bases para el bienestar de las próximas generaciones”, sostuvo Lorenzino.

La agroecología apunta a reducir el usos de fertilizantes, semillas, agroquímicos y combustible, entre otros, en la producción agrícola. De esta manera, busca proteger el suelo y la biodiversidad al priorizar los procesos y las relaciones ecológicas. Con esta idea, la Defensoría y el Renama trabajarán en forma coordinada para ejecutar diferentes acciones atendiendo las particularidades de cada distrito.

Del encuentro participaron el titular del Renama, Eduardo Cerdá, y el investigador del Conicet Damian Marino, quien integró el equipo de científicos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) que detectó trazas del herbicida glifosato en productos de higiene personal del país que contenían algodón en 2015; también reveló la presencia de altas concentraciones de antibióticos en la Cuenca del Plata; también detectaron herbicidas en muestras de agua de lluvia tomadas en Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires.