La Garceta Chiflón (Syrigma sibilatrix) es oriunda del oriente de América del Sur. Es de tamaño mediano con una longitud de entre 53 y 58 cm. Presenta patas muy largas; cuello y pecho amarillo, y un pico cónico, largo y pintiagudo. El comportamiento de esta garceta es diferente al de la mayoría de las otras garzas. Se mantiene en lugares donde la tierra es seca o húmeda, pero por lo general no frecuenta los ríos, lagos o esteros. Por lo general anda en parejas. Camina en forma cautelosa buscando presas entre el pastizal, capturando principalmente lagartos ápodos. En el momento previo a capturar una presa realiza un meneo lateral del cuello. Emite una voz silvante y aflautada muy caraterizada en vuelo. Posada, realiza una vocalización aspera y repetida. Vuela con el cuello menos doblado que las demás especies de garzas, y tiene un aleteo corto y con las alas arqueadas hacia abajo, lo que le da un aspecto peculiar; cuando vocaliza en vuelo, estira completamente el cuello. Durante el cortejo realiza danzas y corridas en el suelo, a la manera de las grullas, al tiempo que deja oír sus típicas voces. Acostumbra dormir y nidificar en los árboles más altos. El nido es una plataforma de ramitas de aproximadamente 35 cm de diámetro. Pone alrededor de 4 huevos de color verdoso con manchas suaves grises y pardas.

Colabora: Aves Argentinas – www.avesargentinas.org.ar
Fotos: R. Moller Jensen y M. Ruda Vega