CARTA DE LA SEMANA
Razonar
El Federal:
Quería agradecerles por la predisposición a la publicación de la carta en la edición 366 titulada “Energía Espiritual”. En esta oportunidad, les envío una gigantografía de la Madera Bendita, a quien me aferré por sus actos de bien. A continuación les dejo unas líneas que escribí.

Razonar-Siempre-Razonar: Creer para Crear.
Estas hermosas palabras prevalecen en sus aplicaciones. Si te defines y apuntas, libremente en tus pensamientos, y te superas para llegar rápidamente a la conciencia, tu energía mental, subirá, subirá con energía espiritual, y en esa escalera virtual, sólo pensás. Estás cerca de Dios, Padre Supremo del Universo. Comenzó la nueva era, Él es arte y naturaleza. Mirá lo que es la vida humana, me sorprendieron después de recorrer un largo viaje, me elevaron, y en sus manos laboriosas estoy. Decidí brillar cósmicamente. En sus suaves manos me quedé. Nueve años han pasado y lo seguiré acompañando. El aprendió a aferrarse en mí, a consagrar su doble fe de amor. “Si tú no puedes superarte, amigo, amiga, mira a Luis, quien aprendió la lección al razonar. Y así tus ojos ven que soy una Madera Bendita, amén.”
Luis Vicente Sasso,
San Luis.

¿Y dónde está el piloto?
Amigos:
Somos Emilio y Valentín, de Pigüé. Nuestra abuela siempre compra la revista porque nos gustan mucho las cosas del campo, los caballos y perros. La revista está buenísima. Encontramos un detalle que nos impresionó. En la sección de Autos, aparece la nueva Ford Ranger a toda velocidad pero ¿quién la maneja? ¡Es la “camioneta fantástica”, jaja! Bueno… nos dicen que así son los nuevos avances tecnológicos. Saludos a todos en la revista.
Emilio y Valentín,
desde Pigüé.

La sopa de los pobres
Amigos:
Miraba y trataba de que no se diera cuenta mi nieto haciendo la tarea que le mandan de la escuela. Serio, apurado y un poco tristón parecía en aquellos asuntos, su madre descolgaba la ropa de la soga que estaba en el potrero por si venía la lluvia, y su padre changueando. La nota de Doña Potola, titulada “Una buena sopa” del numero 371 del 16/6/11, me dejó sin palabras con una mezcla de tristeza y resentimiento. Pensé, cuántas sopas habrán quedado enfriándose, sin terminar y algunas apenas por hacerse en la mesa de la duda, el miedo, la indecisión, y la inocencia en aquellos años donde se vistió de luto la tierra. Dice en una parte de la nota “¿Quién les dio alas y poder para que se sientan intocables?”, y en otro párrafo: “Los muchachos no roban dulce de la caramelera de la abuela, se compran autos italianos, aviones, casas en los mejores barrios cerrados y, como son apegados a las tradiciones, no les cae nada mal cuando les ofertan una estancia, pero son desprolijos y dejan huellas en cada esquina”. A mi ver, dejaron huellas en muchos jóvenes que ya no están, que en nombre de una fundación cometan actos delictivos y utilizan para crear un imperio de confort para pocos. Justamente a esas sopas inconclusas, que no tuvieron tiempo de cocinar el matambre, la mirada aguda de la justicia es la que la señora Bonafini dice con frases inoportunas por la difusión, que algunos medios opositores al Gobierno le dieron a este hecho. Espero de corazón que llegue el día en el que nazca una nueva conciencia que llene las aulas de nuestra maltratada patria. Los felicito por esa mirada aguda. Sigan por la misma huella aunque cueste. Un abrazo interminable.
Horacio Rizzi,
Quilmes.