Si las gestiones avanzan sin obstáculos burocráticos, en julio la Reserva Natural Otamendi, ubicada en la localidad de Campana se transformará en el Parque Nacional “Ciervo de los Pantanos”. La Reserva posee una superficie de alrededor 3.000 hectáreas en las que están protegidos los ambientes y la biodiversidad de las ecorregiones del Delta, Islas del Paraná, Pampa y Espinal.

“Luego de la aprobación de la legislatura provincial de la creación del Parque Nacional, todo indica que en julio de este año estaremos inaugurando formalmente el Parque Nacional Ciervo de los Pantanos”, explicó el Intendente de la Reserva, Miguel Ángel Ibañez Padilla.

El titular de la Reserva explicó que además de las 3.000 hectáreas actuales van a sumarse otras 1500 de la Reserva Natural Río Luján y tierras de islas del delta campanense.“Hoy, estamos recibiendo un promedio de 50 visitas diarias y perfectamente se podría escalar a 500 en poco tiempo, como sucede actualmente en el Parque Nacional de El Palmar, de Colón, Entre Ríos. Ambos estarán en el mismo eje turístico”.

El Ciervo de los Pantanos, que habita en estas tierras, es una especie en peligro de extinción. Se estima que sólo quedan 800 ejemplares de esta especie, las causas de la desaparición de este cérvido son el avance de la producción agrícola, ganadera y forestal, los emprendimientos inmobiliarios, la caza furtiva y las inundaciones.

“Es verdad que en Campana no tengo Cataratas, no tengo Glaciares o montañas… pero estoy a sólo 68 kilómetros de Capital Federal. A partir de inversiones para poder prestar servicios a los visitantes, y una importante promoción generada desde la Dirección de Parques Nacionales, estamos seguros que vamos a recibir a gran cantidad de gente”, augura Ibañez Padilla.