La Secretaría de Turismo de La Rioja ofrece itinerarios, paseos y excursiones para recorrer tanto la capital como el interior de la provincia. Quienes visiten La Rioja podrán optar entre diversos circuitos integrados, como el que parte de la ciudad capital, que tras atravesar el Dique Los Sauces y el túnel que conecta las comunidades por el Cerro del Velasco, inicia un recorrido de hermosos pueblos donde la tranquilidad y belleza los hacen dignos de conocer.

A pocos kilómetros, y en Sanagasta, la huella de dinosaurios se erige con muestras a escala real de quienes anidaron allí, en tierra colorada, donde el Parque Geológico exhibe en un recorrido por la historia de la mano de la paleo artística.

Otro es la la Costa Riojana, integrada por las comunidades de Las Peñas, Agua Blanca, Pinchas, Chuquis, Aminga, Anillaco, Los Molinos, Anjullón, San Pedro y Santa Vera Cruz.

A solo 150 kilómetros de la capital riojana, la zona ofrece actividades en contacto con lo natural, cabalgatas, pesca de truchas o excursiones entre las quebradas. La visita se enriquece con un recorrido por sus capillas, artesanatos, productos regionales, confituras y su particular vino casero, y en la región existen pequeñas bodegas que han conformado un circuito turístico de vinos artesanales.

En el Barreal de Arauco, muy cerca de allí, se encuentra Vientos del Señor -40 kilómetros de de Aimogasta y a 90 de La Rioja-, una extensa superficie de suelo arcilloso de 7 kilómetros de largo por 4 de ancho, ideal para la práctica deportiva de carrovelismo, kitebuggy, cabalgatas, cicloturismo y trekking.

Más al norte y sobre Ruta Nacional 40, San Blas de Los Sauces es integrada por una serie de pequeños pueblos que otorgan un encanto a este Departamento caracterizado por la producción y una Ciudad de Piedra que atesora la cultura originaria en el Sitio Arqueológico de Hualco, con el templo construido íntegramente en adobe en 1748, que fue declarado Monumento Histórico Nacional.

Hacia el noroeste se alza la Mina La Mejicana, ubicada en el Cerro Famatina a 4.600 metros sobre el nivel del mar, donde se puede recorrer el Cañón del Ocre que asciende por el piedemonte angosto y de estrechas quebradas por donde se discurre el río amarillo, proveniente de la mina. El ascenso se realiza en vehículos 4×4, ya que por momentos se transita por el lecho del río.

Chilecito, en el Valle Antinaco Los Colorados, es la segunda ciudad en importancia económica de la provincia, donde capitales ingleses construyeron el histórico Cable Carril que a través de vagonetas de 500 kilos transportaba minerales hasta su base de la mina.

Vuelta al Pique, es otro de los lugares dignos de ser descubiertos, y llegar a la Mina del Oro en recorridos en 4 x 4 o trekking. Siguiendo la Ruta Nacional 40, Cuesta de Miranda, imponente obra de ingeniería vial, une los Departamentos Chilecito y Gral Felipe Varela, paisajes sorprendentes entre curcas y contracurvas.

En tanto, en Villa Unión -centro de servicios más importante del Valle del Bermejo-, se encuentra el punto donde se vinculan las rutas que conducen al Parque Nacional Talampaya hacia el sur, y a la Reserva Laguna Brava hacia el norte, además de diferentes atractivos locales que llevan a conectarse con la naturaleza y la cultura de antaño.

Son lugares especiales para combinar historia, naturaleza, excelente microclima, esparcimiento, descanso, cabalgatas y recorridos en bicicletas.

Un espectáculo aparte es el Parque Nacional Talampaya, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, que condensa 250 millones de años en sus circuitos hacia el Cañón.

Por su parte está el Parque Provincial El Chiflón, donde el viento zonda sopla entre sus paredones y atestigua huella jeroglífica en la piedra ante la presencia de vestigios prehispánicos y su historia nos traducen en uno de los relatos geológicos más completos del planeta. Colores terrosos en cinceladas rojizas sirven de marco en sus circuitos, descubriendo en un viaje a los orígenes un patrimonio paisajístico, arqueológico y cultural enriquecido por la existencia de restos de troncos petrificados, areniscas productos de siglos de erosión eólica, madera fosilizada y piedras de varios colores.

Otros dos atractivos muy visitados por el turismo son la Reserva Provincial Los Colorados, donde historia y naturaleza se conjugan para enriquecer cada tramo de este recorrido con el rojo intenso de sus tierras y sus murallones, y la Laguna Brava, a 450 kilómetros al oeste de la Capital provincial.

¡Viajá con Despegar!