Hace dos años, el gobierno provincial anunció la construcción de la Ruta Interbalnearia, un trazado de 110 kilómetros que unirá a Puerto Madryn con Playa Unión. En junio de este año, el gobernador Buzzi inauguró el primer tramo de esta ruta, al tiempo que los trabajos avanzan incesantemente para poder concluirla lo antes posible. Sin embargo, varias voces se alzaron pos una supuesta destrucción del hábitat natural, sobre todo en el área de Punta Loma. Vecinos de Puerto Madryn, Trelew y Rawson, junto a algunos guardafaunas provinciales, aseguran que “sin ningún tipo de estudio previo de impacto ambiental, la actual gestión provincial está modificando la traza preexistente en el camino hacia Cerro Avanzado, dentro de la superficie de lo que es el Área Natural Protegida Punta Loma”, y que “hasta el momento más de 300 hectáreas han sido arrasadas por las motoniveladoras de Vialidad Provincial”.

Oscar Comes, es prestador de turismo aventura de Puerto Madryn y aseguró que este grupo de vecinos no está en contra de la ruta, sino que piden que se revise el trazado de la misma: “La ruta arrancó y cada uno empezó a pensar hacia sí mismo qué impacto podía tener, el tema es que al cabo de dos años la preocupación creció cuando la ruta entró en Punta Loma y Cerro Avanzado. Al ser un área protegida y un lugar muy visitado, necesitamos ver cuál es la situación de las áreas protegidas. Nuestro mensaje es el de revisión de la ruta, no estamos en contra, sino que hay conversar sobre el trazado y ver qué otras opciones hay para no causar tanto impacto”. Al mismo tiempo, Comes expresó que solo un pequeño grupo fue consultado al respecto: “La única reunión que hubo fue con los pobladores de esa zona, que se hizo en Trelew y por lo que nos enteramos hubo bastante desacuerdo. Después hubo alguna gacetilla diciendo que el sector privado y del turismo acompañaba, pero yo empecé a preguntar y realmente no hubo una consulta, de hecho, la posición del sector privado es un ni, porque no han dicho ni una cosa ni la otra nivel institucional”.

Por su parte, Pilar Well es bióloga y pide que se realice un estudio de impacto ambiental, ya que, según explicó, el mismo no se llevó a cabo: “Hay un grupo de gente muy grande que está preocupado porque se están haciendo cosas que no nos enteramos. Si pasa una semana que no vas a Punta Loma, luego te encontrás con que han roto el camino, entonces sorprende, preocupa y entristece, porque es un lugar que es una reserva, que tiene una importancia ecológica muy importante. No es que estemos a favor y en contra, sino lo que pretendemos es concientizar que las cosas hay que hacerlas con un consenso, no unilateralmente. Sabemos que hasta Playa Paraná se hizo un estudio, se publicó, pero lo han hecho desaparecer. El de Punta Loma, parece ser que, como es un tramo pequeño, no es imprescindible hacer un estudio de impacto, solamente una evaluación. En cualquier caso, esta evaluación tampoco la han hecho pública porque no es necesario, pero ahora han abierto una zanja grande rompiendo toda una barda, donde a lo mejor había fósiles, picadero, han roto la silueta paisajística de Cerro Avanzado. El tema es que nos cuesta mucho saber la verdad”.

Otro de los vecinos preocupados por la traza de la Ruta Interbalnearia a la altura de Punta Loma y Cerro Avanzado, es el biólogo Diego González Ceballos, quien pidió que se dé participación a diversas organizaciones a la hora de repensar este camino: “Queremos visibilizar el tema y en lo posible estar sentados donde se deciden las cosas. Lo que nos interesa es el entorno, y nos empezamos a dar cuenta que con esta ruta hay algunas dudas, no hay una participación como la que nos gustaría, avanza más rápido de lo que creemos. La idea es tratar de contribuir, poder hacer llegar que nos preocupa la remoción de tierra de manera intensa, nos preocupa el desmonte que se genera”

Además de cómo se realiza la apertura de la ruta, otro tema preocupante para estos vecinos y guardaparques, tiene que ver con qué pasará cuando la ruta esté terminada, si será posible controlar el caudal de vehículos que circulará por allí: “Una vez que la ruta esté hecha, no sabemos si ellos pensaron en los agentes de conservación que tienen que haber para que eso sea sustentable, si diseñaron algunas medidas de manejo o si es solo hacer un asfalto para que los autos ingresen. Por otro lado, más allá de que la ruta esté o no, con el crecimiento de la ciudad de Madryn, es un área que cada vez tiene mayor uso, entonces necesita control y orden. Es un área muy sensible que tiene mucho valor geológico, ecológico, biológico y nos interesa que se conserve” Como siempre, la naturaleza no parece interesar a nadie. Importa el asfalto y los resulatados rápidos.