Botellas de plástico, paquetes, bolsas, vasos, sorbetes, palos para sostener globos, hisopos, cubiertos y colillas de cigarrillos.

Los plásticos de un solo uso no son una opción inteligente desde los puntos de vista económico y ambiental, y las propuestas que se presentan hoy ayudarán a las empresas y a los consumidores a evolucionar hacia alternativas sostenibles. Europa tiene la oportunidad de asumir el liderazgo“, expresó el vicepresidente de la Comisión Europea para el Empleo, el Crecimiento y la Inversión, Jyrki Katainen, en el marco de la presentación de un nuevo conjunto de medidas, entre las que se destaca la prohibición de productos que contaminan los océanos.

Se trata de propuestas que buscan reducir la basura marina a la mitad para los diez artículos más importantes, y evitar así el daño ambiental estimado en más de $250,000 millones en los próximos 12 años.

El conjunto de medidas propuestas se centra en los diez productos de plástico de un solo uso que son encontrados en las playas y en los mares europeos, así como en distintos aparejos de pesca. Todos estos materiales representan el 70% de toda la basura marina.

Por su parte, el vicepresidente de la Unión Europea, Frans Timmermans, aclaró que los utensilios no se prohibirán por completo, pero se tomarían medidas para hacerlos con materiales sostenibles cuando sea posible.

El paquete de medidas también propone que los fabricantes de estos productos ayuden a cubrir parte de los gastos de gestión y limpieza de desperdicios, así como participar en las campañas de concientización sobre el uso de estos productos.

La propuesta será evaluada por el Parlamento europeo y los estados miembros, y se espera ver resultados antes de mayo de 2019.