La Universidad Nacional de Tucumán (UNT) lleva adelante un proyecto destinado a recuperar la biodiversidad nativa, que consiste en plantar miles de árboles autóctonos en la provincia, informaron desde la institución.

Juan Pablo Juliá, director de la Reserva Experimental de Horco Molle, contó que “en una primera etapa se han plantado 300 ejemplares de tipa, jacarandá y tabaquillo una media hectárea”.

El experto señaló que la zona de “Horco Molle comenzó a ser alterada a principios del siglo pasado y con esta iniciativa se busca retroceder esos 100 años”.

“Se espera que en aproximadamente 10 años se puedan ver lo cambios, que es el tiempo en que los plantines de árboles alcanzan una altura considerable; para ese entonces se podrán ver mayor diversidad de especies animales y vegetales”, explicó Juliá.

La iniciativa cuenta con la financiación de la Universidad de Aberdeen, Escocia; Fundación Franklinia de Suiza; del Jardín Botánico Carlos Tays de la ciudad de Buenos Aires, y con la colaboración y trabajo de profesionales de la Reserva y Jardín Botánico de la Facultad de Ciencias Naturales de Tucumán, del Instituto de Ecología Regional y del Parque Sierra San Javier.