Mientras se expande la discusión en el país, y el Congreso de la Nación se dispone a debatir una norma que habilite la fabricación y control del aceite de cannabis, investigadores de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) aseguran que ya están en condiciones de elaborar este producto en el laboratorio, aunque en una escala reducida, no más de dos litros mensuales.

Se trata de una iniciativa de un grupo de científicos del Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Bioactivos (LIDeB) de la Facultad de Ciencias Exactas que promete estar en condiciones de posicionar al laboratorio como centro de producción de sustancias que sirvan para el control de calidad del aceite del cannabis que se consume en el país.

El aceite de cannabis es un producto que mostró buenos resultados como agente anticonvulsivo, por lo que las familias de muchos pacientes epilépticos lo fabrican de forma casera y algunas logran importarlo desde otros países. Desde la casa de estudios de La Plata aseguran que en estas condiciones resulta “casi imposible determinar con certeza las propiedades medicinales del producto”.

El control de calidad del aceite cannabis para su uso medicinal nos remite a la ley sobre el uso de medicamentos, que plantea que es necesario determinar qué componentes tiene cada medicamento y en qué concentración. Hasta ahora, y ante la ausencia de reglamentación, la elaboración del aceite suele realizarse de manera casera y muy informal, pero si a partir de una nueva legislación el Estado se hace presente, debemos ser rigurosos en los controles ya que estamos hablando de salud pública”, explicó Luis Bruno Blanch, director del LIDeB, a Infogei.

El investigador indicó que en estos últimos años han desarrollado un modelo propio de fármaco – resistencia, lo que posibilitará evaluar a los nuevos fármacos y las distintas fracciones y/o compuestos del aceite de cannabis en un modelo que les permitirá decir si es protector o no de la crisis epiléptica.

Este proyecto cuenta con colaboraciones de otros laboratorios nacionales especializados en modelos farmacológicos que permitirán hacer diversos tipos de evaluaciones, y con la colaboración con la doctora Luisa Rocha Arrieta, del CINVESTAV-México.