Los establecimientos yerbateros estarán obligados a fraccionar y embalar el producto en Misiones o Corrientes, las únicas dos provincias donde se cultiva esa infusión tan popular en la Argentina. ASí quedó establecido tras la sanción de una ley que obliga a los productores a ese procedimiento, tal como sucede con el vino. 

La iniciativa, que había recibido media sanción en Diputados en noviembre y ahora deberá ser promulgada por el Poder Ejecutivo, solamente parece perjudicar a dos grandes empresas del ramo. Una de ellas es Molinos Río de la Plata, dueña de las marcas “Cruz de Malta” y “Nobleza Gaucha”, que eran envasadas en una planta ubicada fuera de la Mesopotamia. La otra es Cbesé, que elabora una variedad de yerbas saborizadas con diferentes hierbas serranas y otras especies.

Pero Molinos, como buen monstruo de la industria, ya comenzó a fraccionar sus paquetes de yerba en instalaciones tercerizadas en Misiones, mientras que Cbesé logró un plazo de gracia de cinco años, debido a que muchas de las hierbas que utiliza para saborizar el producto son originarias de las sierras de Córdoba, donde realiza el envasado final de los paquetes.

Las verdaderas resistencias a esta ley habían, en realidad, sido subsanadas en la Cámara baja. Por ejemplo, allí se incorporó a Corriente como provincias productora de yerba mate, pues hasta el momento solo figuraba Misiones en el texto legal. Esto sí hubiera provocado gran malestar y peleas, no solo porque en esa provincia hay bastantes yerbales sino además porque la principal empresa del sector, Las Marías (produce Taragüi y otras marcas) tiene su sede en Gobernador Virasoro, en el norte correntino.

El senador correntino Nito Artaza consideró que la ley ayudará a desarrollar la industria tanto en Misiones como en Corrientes y la comparó con la que obliga al envasado en origen del vino, aprobada en 1984. “Esa ley ha permitido a los mendocinos y sanjuaninos, desarrollar la industria vitivinícola en la zona productora. Esa ley tiene 30 años y es reconocida como la clave para el desarrollo de una agroindustria que hoy es fuerte y pujante en la misma zona que produce la uva”, explicó.

A partir de esta norma, las empresas que hoy compren materia prima a granel y envasen en otros distritos que no sean ni Corrientes ni Misiones tendrán un plazo de cinco años para instalarse en la zona. Para aquellas firmas que compren yerba mate y hagan mezclas con hierbas, con un mínimo de un 30% en la proporción final, se mantendrán las ubicaciones y actividades.

Del mismo modo, para aquellos que tengan productos tales como la yerba mate en saquitos (Cachamai y La Virginia), podrán continuar con la actividad hasta el límite actual de la capacidad instalada que tengan en su industria, para resguardar la inversión y la mano de obra ocupada.