Se trata del buque Costa Smeralda, que aún se encuentra en un astillero de Finlandia, y que será bautizado en Savona, Italia, el 3 de noviembre, luego de un crucero inaugural de 15 días entre esa ciudad y el puerto alemán de Hamburgo.

Tanto en el puerto como en el mar, este barco se abastecerá de GNL, un combustible que “evita casi por completo las emisiones de óxido de azufre y reduce significativamente las emisiones de óxido de nitrógeno y dióxido de carbono”, informó la empresa.

El barco contará con 2.612 cabinas, con capacidad para 6.518 huéspedes y una tripulación de 1.678 personas. El largo, o eslora será de 337 metros, con un peso de 182.700 toneladas, e incluirá 20 cubiertas, 11 restaurantes y cuatro piscinas.

Los motores alimentados con GNL podrán desplazar el buque a una velocidad de crucero de 21,5 kilómetros por hora. El barco estará destinado a cruceros por el Mediterráneo occidental hasta abril de 2021, con recaladas en los puertos italianos de Savona, Civitavecchia y La Spezia, el francés de Marsella, y los de Barcelona y Palma de Mallorca, en España.

El gas proporcionará el 100% de la energía necesaria para el movimiento y la vida a bordo. Las emisiones de escape tendrán un corte significativo, en particular las de azufre, nitrógeno (-85%) y CO2 (-25%).