Fuente: El Rural

“Las economías estamos excluidas del modelo”. Ese fue el grito de los dirigentes de frutas de Río Negro, Neuquén y de Tucumán, que fue acompañado por representantes de otras producciones del interior del país. Los referentes del sur, con urgencia, llamaron a movilizaciones en las rutas de las provincias alejadas de la zona núcleo para reclamar al Gobierno nacional medidas efectivas que reviertan la crisis que se registran en los pueblos y los campos. La postura de los patagónicos fue respaldada por los referentes del NOA, en particular, ruralistas cañeros y de granos de Tucumán y de Salta.

La visión moderada, que apuntó a declarar el Estado de alerta y movilización y hacer público un documento advirtiendo la situación de emergencia, se impuso en el encuentro sectorial. En esa línea, reclamaron que en las provincias se declare la “emergencia económica”, un instrumento que podría ser dispuesto por las administraciones provinciales. Aunque en los próximos días, los dirigentes comenzarán a evaluar la concreción de los bloqueos de las economías regionales de forma programada en caso de que la Nación no responda a las demandas.

La prowwwa de los agricultores en Yatasto, en Salta, al igual que en Chaco; los cortes de los cañeros que se vienen realizando en Tucumán; y las movilizaciones de los productores de frutas en el sur argentino, entre otros lugares, dan muestra del crítico estado en el que se hallan los productores en el interior del país.

Manzanas, peras y uvas que se pudren en las plantas; leche que se tira al no poder retenerla, legumbres, vinos y limón que no pueden exportarse; naranja y mandarinas que no llegan a los mercados, caña de azúcar que no se cosecha y tabaco sin vender fueron algunos de los problemas que describieron y que se presentan en el interior “profundo”. “La crisis es similar en todas las economías regionales, a pesar de las particularidades de cada una. Esto está generando un desarraigo importante por parte de los productores y las comunidades que se han desarrollado a través de las producciones. Ya hay una desesperación muy grande ante la imposibilidad de sostener estas actividades”, comentó Jorge Figueroa, presidente de la federación de productores de frutas de Río Negro y Neuquén. “La crisis nos asfixió; necesitamos movilizarnos. En Salta no podemos esperar ni un día más porque se están vendiendo campos a valores vil, que representa la destrucción de todo un tejido productivo. Necesitamos financiación ya, no hay un peso para la próxima campaña”, afirmó Fernando de San Román, de la Asociación de productores de legumbres del NOA.

“Este sistema está fundiendo al productor y encima nos están importando fruta. El ahogo y extorsión a los productores por parte de supermercados y las grandes cadenas de comercialización nos están llevando a la quiebra”. Reconoció el dirigente patagónico.

Entre las medidas necesarias generalizadas, los dirigentes pidieron devolución de reintegro de IVA, quita de retenciones a las economías regionales, reembolsos de las exportaciones y compensaciones por distancia a puertos. “Traer una caja de citrus a Buenos Aires sale lo mismo que llevarla a Ámsterdam”, indicó José Carbonel, Presidente de la Federación Argentina de Citrus. El país federal está en problemas.