La capital chilena fue sede de la vigésimo cuarta Reunión Ordinaria del Consejo Agropecuario del Sur (CAS), donde los países latinoamericanos debatieron sobre las políticas agropecuarias que llevan adelante. Allí estuvieron presentes los Ministerios de Agricultura de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, quienes destacaron la necesidad de articular políticas regionales para potenciar la agricultura familiar y la producción sustentable.
 
Según se informó, el secretario de Agricultura, Gabriel Delgado, quien asistió en representación del ministro Carlos Casamiquela, resaltó durante su exposición la importancia de los pequeños y medianos productores al considerarlos como “actores centrales de la producción de alimentos de Argentina”.
 
En el año internacional del suelo, los principales temas abordados fueron sustentabilidad, cambio climático y seguridad alimentaria. Delgado destacó los avances referidos a la Ley de Acuicultura, las políticas para incentivar el consumo diversificado de carnes, los avances del programa Cambio Rural II, la implementación del SIOGRANOS, la simplificación de los mecanismos de seguros y el trabajo en conjunto con otros organismos del Estado nacional.
Al referirse a la cuestión de la biotecnología y su repercusión en la sociedad, el Secretario expresó la necesidad de “generar una visión ambiental de lo productivo y productiva de lo ambiental” e hizo mención a la discusión respecto de los alquileres agrícolas para incentivar las rotaciones de los cultivos y las buenas prácticas agrícolas.
Delgado consideró a los pequeños y medianos productores como los “actores centrales de la producción de alimentos de Argentina”. Por su parte, la presidenta del Senasa, Diana Guillén, hizo una presentación del proyecto de Ley de Agroquímicos que entró al Congreso de la Nación argentino, y remarcó la intención de seguir trabajando en materia de sanidad contra la fiebre aftosa.


Durante la apertura de la Jornada, encabezada por el ministro de Agricultura de Chile, Carlos Furche, de la cual también participaron organismos como IICA, CEPAL y FAO, los representantes del CAS coincidieron en la necesidad de diálogo entre los distintos miembros del Consejo y la importancia de combatir los impactos de los avatares de carácter climático.

 
Alberto Chiavarino, representante de la Secretaria de Agricultura Familiar, destacó la creación de la misma, dependiente del MAGYP y manifestó la importancia de crear envases chicos de agroquímicos para pequeños agricultores en el marco de la Ley de Fitosanitarios que se está tratando en Argentina.
Por otra parte, Verónica Caride, Directora Nacional de Relaciones Agroalimentarias Internaciones de la Secretaria de Coordinación Política Institucional y Emergencia Agropecuaria, expresó la importancia de “seguir trabajando con los diferentes grupos fortaleciendo el diálogo político en el marco del CAS” y el resultado del intenso trabajo realizado para consolidar un proyecto regional de gestión de riesgos agropecuarios entre la FAO y el CAS en el marco de la Red de Políticas Agropecuarias (REDPA), de la cual es directora por Argentina.